Los terroristas palestinos que controlan la Franja de Gaza dispararon más de 180 cohetes y proyectiles de mortero contra Israel. La mayoría de ellos explotó en terrenos abiertos. Más de 30 fueron interceptados por la batería antimisiles Cúpula de Hierro.

El portavoz militar indicó que fueron atacados desde el aire un complejo militar de la Brigada de Rafah, la boca de un túnel de combate al oeste de Jabalía y dos túneles cercanos a la costa de la Franja. Todas estas instalaciones pertenecían a la maquinaria bélica de Hamas.

Por lo tanto, decenas de aviones de combate de la Fuerza Aérea israelí atacaron 150 blancos de Hamás en la Franja de Gaza. La campaña aérea fue llevada a cabo en respuesta al disparo de cohetes contra las aldeas y ciudades del sur de Israel, que comenzó el miércoles por la noche. Un cohete explotó en una comunidad del Consejo Regional Shaar Hanegev provocando daños de consideración en un campo de energía solar, sin que se registraran heridos.

El enviado de la ONU para el Oriente Medio, Nickolay Mladenov, canceló una reunión con los líderes de Hamás debido al lanzamiento de cohetes contra las comunidades israelíes.

El Gabinete de Política y Seguridad fue convocado para discutir sobre la crisis en el sur, luego de que el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, y el ministro de Defensa, Avigdor Liberman, evaluaran la situación en la sede del Ministerio de Defensa en Tel Aviv.

Por su parte, el ministro Yuval Steinitz le dijo a la radio estatal Kan que los ministros han entendido que la escala entre Israel y Hamás en Gaza puede deslizarse hacia una confrontación de grandes proporciones y “parece que nos acercamos a eso”.

Steinitz acusó a la Autoridad Palestina de agravar la tensión en el sur y subrayó que Israel no está interesado en una guerra.

Fuentes palestinas le dijeron a la radio estatal israelí que Egipto y el enviado de la ONU están tratando de lograr un cese del fuego entre Israel y Hamás.

 

Vía Aurora

Sin comentarios

Deje una respuesta