El grupo terrorista islámico Hamás renovó esta mañana sus ataques escalando el nivel de confrontación al dirigir sus cohetes hacia zonas más profundas del territorio israelí.

Una intensa andanada de cohetes fue lanzada desde la Franja de Gaza contra el sur de Israel, particularmente contra las ciudades de Ashkelon, Netivot y Sderot, y contra todas las comunidades aledañas al enclave costero controlado por los grupos extremistas palestinos. No hubo reportes inmediatos de heridos o daños materiales en este último ataque.

Los habitantes del sur del país dijeron haber escuchado explosiones y signos de que la batería antimisiles Cúpula de Hierro fue usada para interceptar los cohetes lanzados por los terroristas palestinos de Gaza.

Hamás lanzó 180 cohetes y proyectiles de mortero desde el anochecer del miércoles contra el sur de Israel, según fuentes militares.

Anoche, una mujer sufrió heridas de gravedad al estallar sobre una vivienda un cohete, lanzado desde la Franja de Gaza, en el Consejo Regional Eshkol, en las cercanías del enclave costero controlado por el grupo terrorista islámico Hamás.

La mujer, de 30 años, es una trabajadora extranjera oriunda de Tailandia. Sufrió heridas en el abdomen y en las extremidades. Otra persona tiene heridas leves mientras que varias fueron atendidas en estado de conmoción. Un total de cinco personas resultó con heridas en el lado israelí, durante esta última escalada de violencia.

No obstante, varias viviendas y fábricas fueron dañadas en las comunidades israelíes por el impacto de los cohetes. Una andanada lanzada contra la ciudad de Sderot provocó heridas a tres israelíes. Al menos otras ocho personas fueron atendidas en estado de pánico, incluyendo a dos mujeres embarazadas que se dirigían al trabajo.

En respuesta, el Ejército de Defensa de Israel (Tzáhal) atacó durante la noche más de 100 blancos de Hamás en Gaza.

Los ataques destruyeron fábricas de armas y arsenales, indicó el portavoz militar. La Fuerza Aérea atacó un automóvil usado por los terroristas para lanzar cohetes hacia el sur de Israel desde la Franja. Un miembro de Hamás falleció en uno de los ataques aéreos. Según los reportes, se trataría del pariente de un alto comandante del grupo terrorista islámico, que además anunció que una mujer embarazada de 23 años y su hija murieron en otro ataque, en tanto que el marido sufrió heridas moderadas.

 

Vía Aurora

Sin comentarios

Deje una respuesta