Por primera vez desde la guerra del 2014, las sirenas se activaron en la ciudad israelí de Beer Sheva, a decenas de kilómetros de Gaza: un proyectil Grad disparado desde Gaza cayó en campo abierto en la entrada de la ciudad.

Analistas locales pronostican que “la reacción militar israelí al ataque será mucho más dura”. En tal caso, Hamás contestará a esa respuesta y, salvo que el mediador Egipto lo evite, habría escalada.

Beer Sheva tiene cerca de 200 mil habitantes y es la capital del Negev.

 

Sin comentarios

Deje una respuesta