Multitudinaria marcha contra la Ley Estado-Nación

Luego de la multitudinaria manifestación de ayer en Tel Aviv contra la ley del Estado-Nación;El primer ministro, Benjamín Netanyahu, dijo que aquellos que estuvieron agitando numerosas banderas palestinas, buscan destruir al Estado de Israel y demuestran que la polémica legislación es necesaria.

“Tenemos evidencia concluyente del desafío contra Israel y la necesidad de la ley del Estado-Nación”, manifestó Netanyahu al inicio de la reunión de Gabinete, en referencia a la manifestación promovida por líderes árabes-israelíes en la plaza Rabin.

Agregó: “Es precisamente por esto que aprobamos la Ley del Estado-Nación. Estamos orgullosos de nuestro Estado, nuestra bandera y nuestro himno nacional. Israel es un Estado Judío y democrático. Los derechos individuales de sus ciudadanos están anclados muy bien en las leyes básicas y otras leyes. Ahora está más claro que nunca que la Ley del Estado-Nación también es necesaria… para garantizar el futuro del Estado de Israel como el Estado Nacional del pueblo judío. Aprobamos esta ley y la defenderemos”.

“Muchos de los manifestantes quieren abolir la Ley del Retorno, el himno y la bandera, y convertir a Israel en un estado palestino”, declaró el primer ministro. “Ahora es más claro que nunca que la ley del Estado-Nación es necesaria para garantizar el futuro de Israel como un Estado judío”.

Previamente, el primer ministro hizo comentarios similares en un video que compartió en las redes sociales a través de Twitter.

“Continuaremos flameando la bandera israelí y cantando el [himno nacional] Hatikva con gran orgullo”, aseveró el titular del Ejecutivo en el video.

Miles de personas participaron este sábado (11.08.2018) en una manifestación convocada por la minoría árabe israelí en Tel Aviv para pedir la derogación de la Ley de Estado Nación sobre la identidad judía del país por considerarla discriminatoria, una semana después de que los drusos lideraran una protesta multitudinaria contra la normativa.

“Vine para reaccionar contra esta ley racista. Quiero igualdad para todos porque no aceptaré ser ciudadano de segunda o tercera categoría. Actúo por el futuro de mi hijo y para mantener sus derechos básicos en su país natal”, declaró a Efe un manifestante árabe israelí, Shadi Jalili, que acudió desde Nazaret.

La ley aprobada consagra a Israel como “el hogar nacional del pueblo judío”, y sostiene que “el derecho a ejercer la autodeterminación nacional en el Estado de Israel es únicamente para el pueblo judío”. Es también define el árabe como un idioma que tiene un estatus “especial”, rebajándolo de hecho de su estatus previo como el segundo idioma oficial.

El gobierno asevera que la nueva ley simplemente ancla carácter existente del país, y que la naturaleza democrática de Israel y las disposiciones para la igualdad ya están enraizadas en otras leyes constitucionales vigentes.

Pero los críticos reclaman que la nueva ley socava el compromiso de Israel con la igualdad para todos sus ciudadanos tal como está expresado en la Declaración de la Independencia

Agencias

Sin comentarios

Deje una respuesta