El primer ministro de Israel se manifestó sobre la visita que realizó el líder opositor británico en 2014 a las tumbas de los extremistas palestinos que masacraron a 11 atletas israelíes en las Olimpíadas de 1972.

Las imágenes que muestran al líder opositor británico Jeremy Corbyn visitando las tumbas de los terroristas palestinos que llevaron a cabo el atentado durante los Juegos Olímpico de Múnich en 1972 provocaron una fuerte indignación y repudio en Israel. El primer ministro Benjamin Netanyahu se expresó al respecto y pidió una condena a nivel internacional.

“La colocación de una corona de flores por Jeremy Corbyn en las tumbas de los terroristas que perpetraron la masacre de Múnich y su comparación de Israel con los nazis merece una condena inequívoca de todos”, señaló el mandatario.

Resultado de imagen para jeremy corbyn

Si bien las imágenes corresponden a una gira que realizó Corbyn por Túnez en 2014, recién en los últimos días fueron conocidas públicamente, poniendo una vez más al dirigente británico en el foco de acusaciones antisemitas.

En el país africano el líder opositor del Reino Unido asistió a un homenaje que se le realizó a los miembros del grupo “Septiembre Negro”, quienes llevaron a cabo el secuestro, tortura y ejecución de 11 atletas israelíes en la villa olímpica durante las Olimpíadas de Múnich.

El viernes pasado también circuló en las redes sociales un video (correspondiente a 2013) en el que se escucha a Corbyn comparando la situación de los palestinos en Cisjordania ante el “comportamiento irracional de los militares y la policía” israelí, con la época del nazismo durante la Segunda Guerra Mundial.

Además del repudio de las autoridades de Israel, familiares y allegados a las víctimas de los atletas masacrados exigieron al líder opositor británico unas disculpas públicas que hasta el momento no fueron hechas.

“Por ir a la tumba de una persona detrás del asesinato de 11 atletas, debería avergonzarse y disculparse. Él no es una persona de paz. No le molesta lastimar a las familias. Una persona que va a la tumba de los asesinos no quiere la paz”, manifestó Ilana Romano, la viuda de Yossef, el levantador de pesas que fue torturado, castrado y ejecutado por los terroristas palestinos en los primeros momentos del secuestro.

Ankie Spitzer, viuda de Andre, entrenador durante los Juegos, dijo que Corbyn estaba “lleno de odio”, de acuerdo a lo consignado por Daily Mail: “No recordamos la visita de Corbyn a las tumbas de nuestros padres, hijos y maridos asesinados. Solo asistieron a los Juegos Olímpicos para participar en este festival de amor, paz y hermandad; pero todos volvieron a casa en ataúdes. Que el señor Corbyn honre a estos terroristas es el último acto de malicia, crueldad y estupidez”.

 

Vía Infobae

Sin comentarios

Deje una respuesta