El gobierno de Alemania y el Congreso Judío Mundial (CJM) condenaron “con vehemencia el reprensible ataque antisemita” que tuvo lugar recientemente en el marco de una protesta neonazi en la ciudad de Chemnitz, en el este de Alemania, en la que personas enmascaradas arrojaron piedras y botellas a un restaurante judío e hirieron a una persona.

“Es inconcebible y escandaloso que elementos neonazis o individuos de inspiración nazi en Alemania continúen sintiéndose empoderados para participar en actos violentos contra judíos y otras minorías”, expresó el presidente del CJM, Ronald Lauder.
“Los nazis y los neonazis nunca pueden ser otra cosa que un azote de la humanidad, y ciertamente nunca deben ser tolerados en Alemania, donde el nazismo y su mal tienen sus raíces”, agregó Lauder.

“Instamos a todas las autoridades en Alemania, desde las fuerzas del orden hasta el gobierno, a hacer todo lo posible por llevar ante la justicia a los autores de este horrible acto y tomar las medidas más enérgicas posibles para garantizar que nunca más se repita”, destacó.

“Ningún ciudadano debería tener que vivir con miedo debido a su religión, fe, color o forma de vida. Nazis y neonazis son fanáticos despreciables que personifican los peores elementos de la sociedad y estamos dispuestos a ayudar a nuestra comunidad en Alemania, así como a las autoridades locales, a oponerse a sus abominables amenazas”, concluyó.

Israel Hoy

Sin comentarios

Deje una respuesta