La Cámara de Apelaciones en lo Penal, Contravencional y de Faltas, Sala III de la Ciudad de Buenos Aires interpretó que el comercio de objetos relacionados con la Alemania Nazi constituye el delito de alentar o incitar a la persecución o al odio contra personas o grupos por razones de raza, religión, nacionalidad o ideas políticas.

Refiriéndose al operativo policial que el 29 de junio de 2017 secuestró en un local de antigüedades del barrrio de San Telmo, Ciudad de Buenos Aires, gorras, cascos, armas, hebillas y medallas del III Reich, los jueces sostienen que “con estas ofrendas al comercio se persigue mantener viva la llama de aquella perversión o, en cambio, preservar la memoria de lo que fue capaz aquél fenómeno social y político…”, configurándose el delito que la ley prevé.

“Poner a la venta medallas y hebillas de cinturones que premiaban lo que en ese régimen se consideraba virtuoso no es una actividad relacionada con un mero interés histórico sin valoración moral, sino alimentar el combustible simbólico que constituyó el fundamento de la masacre”, sostuvo el Dr. Ariel Gelblung, Representante del Centro Simon Wiesenthal para América Latina.

Dr. Shimon Samuels, Director de Relaciones Internacionales del Centro, agregó: “Argentina dio refugio a innumerables criminales nazis y sus colaboradores voluntarios quienes, durante años, guardaron tales recuerdos como trofeos ocultos, sacándolos ocasionalmente a la luz para celebrar el cumpleaños de Hitler y otras fiestas, especialmente bajo las dictaduras. A medida que ellos salen de la escena, dichos objetos entran al mercado, para ‘coleccionistas’, muchos de los cuales pueden ser cautivados y atraídos por la ideología que representan … Su criminalización puede verse como un gesto tardío sugiriendo: ‘si no puedes arrestar al autor, confisca su accesorios para que no sean comprados por una nueva generación para estimular el odio otra vez “.

Fuente: Centro Simón Wiesenthal para América Latina

ARTÍCULOS SIMILARES

Sin comentarios

Deje una respuesta