martes, noviembre 20, 2018
10 cosas imprescindibles que se deben hacer si su próximo viaje es...

10 cosas imprescindibles que se deben hacer si su próximo viaje es a Israel

Israel es la mitad del tamaño de Costa Rica y, con apenas 20.330 kms. cuadrados de extensión, cabría varias veces en Argentina, Colombia y México. A pesar de eso, la inmensa cantidad de sitios para ver y experiencias para vivir es fascinante para los visitantes. Israel tiene el mayor número de museos per cápita del mundo y monumentos y sitios arqueológicos de gran importancia. A eso se suman las playas del Mediterráneo, cocina de primera clase, coloridos mercados callejeros, atracciones para niños, deportes extremos y una vida nocturna que es ahora famosa en todas partes. Estas son las 10 cosas imprescindibles para hacer durante su estadía, y no se va a arrepentir

1. Caminar por las murallas de la Ciudad Vieja de Jerusalén

En ninguna otra parte del mundo se concentra tal cantidad de lugares sagrados e históricos para judíos, cristianos y musulmanes como en la Ciudad Vieja de Jerusalén. Construida por el Rey David en el año 1004 antes de esta era, esta parte de la capital israelí ha atraído a reyes, conquistadores, líderes religiosos y gente normal desde entonces.

2. Ver el amanecer en el lago Agamon-Hula

Considerado paraíso para aves y visitantes, la Reserva Natural de Agamon-Hula, en Galilea, es uno de los lugares claves en el mundo para ver la migración, cortejo y anidación de aves, y otros animales

3. Flotar en el Mar Muerto

El Mar Muerto, el lugar más bajo en la Tierra, es también la reserva de agua más salada del mundo. Una concentración extremadamente alta de sales minerales disueltas (33,7%) le da al agua una densidad más elevada que la del cuerpo, por lo que el bañista no puede hacer más que flotar como una boya.

4. Visitar los mercados

Los mercados al aire libre y los puestos callejeros de comida son sitios ideales para satisfacer el paladar con algo nuevo. Entre los mercados más concurridos están el de Mahane Yehuda, en Jerusalén; los de Carmel, Hatikva y Levinsky, en Tel Aviv; el de Daliat el-Carmel, en Galilea; el de Wadi Nisnas, en Haifa; el de Acre (o Akko); el Mercado Beduino, en Beersheva; y el de Nazareth. El de Jaffa es especialmente famoso por sus puestos callejeros de comida.

5. Caminar, ir en jeep o descender en rápel por un cráter

La ciudad de Mitzpeh Ramon es uno de los destinos turísticos más populares en el desierto del Negev por el impresionante Cráter de Ramon (Makhtesh Ramon), el más grande del mundo de erosión natural. Un nuevo centro de visitantes de alta tecnología le ofrece todo lo que Ud. quiera saber sobre cómo se formó el cráter y qué tipo de vida natural es autóctona.

6. El mundo de la ciencia a la mano

Entre los cientos de museos de Israel hay cuatro de ciencia interactivos para visitantes de todas las edades, que son verdaderamente extraordinarios: el Museo de Ciencia Bloomfield, en Jerusalén; el Museo Nacional de Ciencia, Tecnología y el Espacio MadaTech, en Haifa; el Centro de Educación Científica y Tecnológica Technoda, en Hadera; y el más nuevo y grande de todos, el Parque de Ciencia Carasso, en Beersheva. Bien puede pasar un día completo en cualquiera de ellos. No olvide también el Jardín de Ciencia Clore, de 800 mts. cuadrados de extensión, en el Instituto Weizmann, en Rehovot.

7. Subir por los Jardines Baha’i

Más de medio millón de visitantes cada año disfrutan los tours gratuitos por estos jardines, en medio de deliciosa tranquilidad y colorida geometría. Siituados en Haifa, al norte del país, son reconocidos como patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Son unas de las principales atracciones de la ciudad y se encuentran en el lado norte del Monte Carmelo, con preciosas vistas de la bahía.

8. Caminar por la playa con la puesta de sol

Hay 140 playas a lo largo del Mediterráneo, el Mar Muerto y el Mar Rojo, así como en el Mar de Galilea que es, más exactamente, un lago rico en leyenda

9. Ver pasar gente en el Puerto de Tel Aviv

Sin importar el motivo o la hora del día, el Puerto de Tel Aviv siempre ofrece un regalo para la vista. Observe a los transeúntes mientras cenan al aire libre, pasean perros, caminan, montan en bicicleta o patinan a lo largo del paseo marítimo, o lanzan su caña de pescar y atrapan uno que otro pez. Si mira en dirección a la playa, podrá ver bañistas jugando matkot (palas de playa) y las suaves olas del Mediterráneo meciendo las embarcaciones.

10. Buscar tesoros enterrados

Aquí, en la cuna de la civilización, siempre hay uno que otro artefacto antiguo bajo el suelo esperando ser descubierto, que puede ser cerámica, fragmentos de vidrio, huesos, metales, mosaicos, herramientas primitivas, lámparas de aceite, monedas, sellos o joyas de hace miles de años.

Si quiere excavar durante un día o durante unas horas con los niños, puede ir al Parque Nacional Beit-Geuvrin-Maresha o al Proyecto de Tamizado del Monte del Templo en el Parque Nacional del Valle de Tzurim en el Monte Scopus, en Jeusalén

Fuente: Israel21c

Sin comentarios

Deje una respuesta