El Dr. Alberto Spectorovsky  es doctor de Ciencias Políticas, y en la actualidad ejerce como Profesor titular de dicha carrera en la Universidad Tel Aviv. Fue, nada menos, que miembro del equipo de negociaciones de paz en Camp David y ex asesor del Ministro de Relaciones Exteriores de Israel, Shlomo Ben Ami. VIS A VIS lo invitó a realizar un análisis a 25 años del Acuerdo de Oslo, y además se refirió a sí es posible, hoy, un acuerdo de paz entre palestinos e israelíes dadas las circunstancias que está viviendo Medio Oriente.

– La semana pasada se cumplieron 25 años del Acuerdo de Oslo, ¿Qué cambios que se produjeron impactan hoy en el conflicto palestino-israelí?

– Oslo parece prehistoria. Era una época que podía considerarse como la época de las oportunidades. Un mundo dominado por los Estados Unidos y una filosofía liberal dominante. Hablar de paz en esos momentos era revolucionario porque se rompía el tabú anterior de que no se hablaba con terroristas. Pero era un momento revolucionario que se podía incluir en el marco de cambios ideológicos avasallantes en esos
tiempos. Había una revolución de la esperanza y de la utopía. Hoy volvimos al realismo puro. Ni sueños quedan de Oslo.

En la conferencia que brindó para los Amigos de la Universidad de Tel Aviv mencionó que a Israel lo beneficiaba el hecho de que el mundo árabe hoy no esta mirando el conflicto palestino-israelí como algo central, ¿Qué sucederá cuándo el conflicto vuelva a ser prioridad en la agenda de Medio Oriente? ¿Cómo se esta preparando Israel para ese momento?

– Otro acuerdo Palestino- Israelí ? Puede ser, por que, no? Nunca se puede decir nunca. De cualquier forma hoy se ve difícil. Lo único que puede vislumbrar es que los palestinos acepten alguna propuesta de (Donald) Trump, partiendo de la base de que están completamente derrotados. Paradójicamente, un acuerdo de ese estilo es la peor pesadilla de Israel. Hoy por hoy, diría que un arreglo impuesto por Trump es una pesadilla para los palestinos y los israelíes. Ergo, lo mas probable, es que no se dé, pero el tiempo dirá.

Por último, el destacado académico uruguayo,  que es miembro del Grupo Internacional de Contacto que fue mediador para que se concretará el desarme, en primera instancia, y luego la disolución del grupo terrorista vasco, ETA y se refirió a está situación: “La ETA ya se disolvió. El proceso terminó. Lo único que queda es el
acercamiento de los presos de ETA al país Vasco. Es decir, que la política penitenciaria se continué en el país vasco, más que, en cárceles dispersas en España”.

1 Comentario

Deje una respuesta