Patricia Manusovich, quien será la Prosecretaria 1° en caso de que Jorge Knoblovits sea el próximo presidente de la Delegación de Asociaciones Israelita Argentina (DAIA), dialogó en exclusiva con VIS A VIS a menos de dos meses para las elecciones.

Una de las cuatro mujeres que integran la lista es una Abogada con diploma de honor en el CEC | Certificación en Ética y Compliance (AAEC-UCEMA), Diplomada en Relaciones Públicas e Institucionales y Especialista en Tributación.

Actualmente se encuentra a cargo del área de Auditoría, Control y Transparencia de la Secretaría de Economía Social del Ministerio de Desarrollo Social y desde el año 2012 se desempeña en distintos cargoS en el Consejo Directivo del Club Náutico Hacoaj.

En la entrevista con VIS A VIS , Manusovich destacó que “en una organización como la DAIA, cuya misión principal es luchar contra toda forma de discriminación y promover el respeto por las diferencias, es inadmisible y resulta cuanto menos contradictorio la inexistencia de mujeres en los espacios de decisión”.

En cuanto a las propuestas de la lista que encabeza Jorge Knoblovits, Patricia Manusovich aseguró que “como eje fundamental y transversal a cualquier objetivo de gestión nos proponemos recuperar la reputación y credibilidad institucional de la DAIA mediante la implementación de un programa de integridad que abarque el compromiso de la alta dirección para fomentar una cultura organizacional basada en valores, la confección de un código de ética y el desarrollo de políticas y procedimientos que aborden temas trascendentales como: anticorrupción, regalos, relaciones con partidos políticos y funcionarios públicos, conflictos de interés, canal de denuncia. En un contexto donde cada vez más las legislaciones como el público en general demandan crecientemente una gestión ética y transparente, promover una cultura de cumplimiento e integridad constituye un factor determinante para la credibilidad y reputación de la organización”, y agregó: “En este marco, nuestro proyecto se asienta sobre cuatro lineamientos estratégicos: DAIA y la comunidad (acercar la DAIA a la comunidad promoviendo espacios de debate y relacionamiento con las distintas organizaciones de la comunidad, con especial foco en las filiales del interior); DAIA fuera de la comunidad (constituirse en el representante y gestor político inequívoco de la comunidad); Equilibrio económico y financiero (rediseño de modelo económico para garantizar transparencia y sostenibilidad financiera); DAIA y el equipo profesional (desarrollar el valor estratégico del trabajo profesional).

¿Cómo creen que tiene que ser la DAIA a partir de 2019?

Sin lugar a dudas la DAIA debe llevar adelante la representación y liderazgo político de toda la comunidad y en su accionar y toma de decisiones debe priorizar en cada momento y en cada decisión, la misión y valores institucionales.

Creo hay un gran espacio que la DAIA debe ocupar como articulador entre todas las organizaciones de la comunidad. Solo de esta manera será posible llevar adelante importantes debates que nos estamos adeudando como el que se vincula a una reforma comunitaria global.

Estamos viviendo un momento histórico y único. Nos hemos movilizado, nos hemos cuestionado en nuestra responsabilidad, y esto podría ser el punto de partida para avanzar en un nuevo y renovado compromiso.

Sin embargo, no habrá oportunidad de cambio alguno, no habrá renovación, si más allá del reclamo las instituciones siguen eligiendo no comprometerse y mantenerse al margen.

No solo se trata de votar, sino de entender por qué es importante votar y por qué nos conviene votar.

La decisión de incluir mujeres en cargos ejecutivos marca una diferencia con la otra lista que encabeza Leonardo Jmelnitzky, del BUR. ¿Qué otras diferencias se pueden marcar?

Puede decirse que el liderazgo femenino en la comunidad judía es mínimo, y también puede decirse que no es común la presencia de mujeres en cargos ejecutivos en instituciones centrales de la comunidad. Sin embargo, la inexistencia de mujeres en los espacios de decisión de una organización como la DAIA, cuya misión principal es luchar contra toda forma de discriminación y promover el respeto por las diferencias, es inadmisible y resulta cuanto menos contradictorio.

Estamos comprometidos con la diversidad de género y vamos a trabajar desafiando los prejuicios existentes y promoviendo la participación y visibilidad de las mujeres en los espacios de decisión de la comunidad judía. Y no porque sea lo correcto, lo más amable o sea vea bien, sino porque es lo más inteligente. La inclusión de mujeres en los consejos directivos de las organizaciones y en posiciones de liderazgo clave se traduce en un mejor desempeño, mayor diversidad de ideas, pluralidad de pensamiento, más innovación y mayor facilidad para la resolución de conflictos.

Queremos una nueva DAIA, inclusiva, diversa y con valores. Y cuando hablamos de inclusión y diversidad no hacemos una mera declamación de valores para publicitar en la web, sino que hablamos de vivir los valores. Hablamos de convicción y de un liderazgo honesto, creíble y responsable.

Hablamos del compromiso asumido no sólo por las mujeres (Delia Sisro, Martha Wolff y yo) sino también por los hombres que conforman este equipo.

¿Por qué cree que la lista ortodoxa que promueve el BUR busca conducir las dos instituciones centrales más importantes de la comunidad judía?

Preferiría no hablar de ortodoxos en general, pues algunos sectores ortodoxos integran nuestra lista en el marco de la diversidad y pluralidad de pensamiento que caracteriza a nuestro proyecto.

Si la lista ortodoxa que promueve el BUR gana las elecciones, básicamente estarían conduciendo la AMIA y la DAIA.

¿Quién es su referente político?

No podría identificar un único referente político. Prefiero hablar de las condiciones que a mi criterio debe reunir un buen líder político: credibilidad, autoridad, honestidad, convicción y empatía.

¿Quiénes acompañan a la lista que encabeza Jorge Knoblovits?

Conformamos una lista plural en donde están representadas las distintas organizaciones y sectores de la comunidad. Hoy nos acompañan instituciones educativas, sociodeportivas, templos y agrupaciones políticas.

¿Qué lugar se le dará al interior del país?

Necesitamos trabajar fuertemente con el interior para generar una agenda conjunta. Esto implica generar los espacios de acercamiento y relacionamiento con todas las filiales del interior, conocer y evaluar problemáticas diversas, y articular proyectos y políticas de acción.

Leonardo Jmelnitzky, al presentar su candidatura, aseguró que la crisis no es solo por la gestión anterior sino de varias. ¿Cuál es su opinión?

Creo que tratar de desentrañar cuál es la gestión responsable de la crisis que atraviesa la DAIA nada nos aportaría en el camino que queremos emprender. Prefiero poner el foco en lo que hemos aprendido y en la responsabilidad que asumimos para construir una nueva DAIA creíble y confiable.

¿Es posible una lista de unidad?

Siempre estuvimos comprometidos con una lista de unidad pues entendemos que construir consensos desde las diferencias es el mejor ejemplo de pluralidad que podemos dar. Nuestro único límite son los valores que nos identifican y definen: ética e integridad.

La AMIA y la DAIA han tenido diversos conflictos en el último tiempo. ¿Cómo piensan trabajar en ese aspecto?

Trabajaremos con la AMIA como con el resto de las instituciones, esto es, en un marco de respeto y diálogo continuo, y privilegiando los ámbitos de incumbencia de cada uno.

Producción Vis a Vis

 

2 Comentarios

  1. Muy de acuerdo con la inclusion de mujeres y de generos en gral en la comunidad. Lo importante son los valores y la no discriminacion.

  2. Es muy importante para la comunidad la inclusion de las mujeres en la toma de decisiones.
    Y la apertura a una sociedad cambiante y compleja a las identidades.
    Si queremos que nos incluya la sociedad , tenemos que ser inclusivos
    Muchas Gracias
    Miriam Rudaeff

Deje una respuesta