El legendario cantante francés Charles Aznavour, que dijo la semana pasada que soñaba con respirar el último día de su vida en el escenario, murió a los 94 años, dijo su portavoz.

El compositor, que acababa de regresar de una gira de conciertos en Japón el mes pasado, falleció en su casa en Alpilles, en el sureste de Francia.

“Siempre voy hacia delante”, dijo el intérprete que intentó escribir una canción todos los días. “No hay un paso atrás conmigo.

“Todo lo que puedo hacer es vivir, y vivo en el escenario. Estoy feliz allí, y puedes ver eso “, agregó.

El cantante había planeado volver a la gira a finales de este mes, comenzando con un concierto en Bruselas el 26 de octubre.

Tenía programada una única presentación en Israel en el estadio “Mivtajim” de Iad Eliahu el 29 de junio de 2019. Recordemos que en sus visitas anteriores se agotaron las entradas, después de haber tenido un concierto enormemente exitoso el año pasado. En esa visita, fue honrado en Israel por los esfuerzos de su familia para proteger a los judíos y otros perseguidos por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Recibió el honor del presidente Reuven Rivlin, quien habló de su amor por la música de Aznavour, diciendo que “La Boheme” era su canción favorita.

Rivlin le otorgó el Premio Raoul Wallenberg, que lleva el nombre del diplomático sueco que ayudó a miles de judíos a huir de la Hungría controlada por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. La familia de Aznavour “ocultó a varias personas que fueron perseguidas por los nazis, mientras que Charles y su hermana Aida estuvieron involucrados en actividades de rescate”, señaló la oficina de Rivlin.

“Tenemos tantas cosas en común, los judíos y los armenios, en la desgracia, en la felicidad, en el trabajo, en la música, en las artes y en la facilidad de aprender diferentes idiomas y convertirnos en personas importantes en los países donde se han recibido “, Dijo Aznavour en ese momento.

Multilingüe y un viajero incansable, Aznavour fue nombrado “Entertainer of the Century” por CNN en 1998 debido a su inmensa popularidad mundial.

Sus presentaciones anteriores en Israel fueron emocionantes, de alto nivel artístico y el artista mostró una energía propia más de un joven cantante que de un novenario. En un encuentro pasado declaró que estando aquí “sintió la calidez y el amor con que fue recibido en Tel Aviv”

Times Of Israel

Sin comentarios

Deje una respuesta