Carlos Rosenkrantz, ministro de la Corte Suprema de Justicia, asumirá formalmente este lunes la presidencia del máximo tribunal del país, cargo para el que fue electo el 11 de septiembre pasado, en reemplazo de Ricardo Lorenzetti, por decisión mayoritaria de sus pares.

Rosenkrantz se convirtió así en el primer ministro del máximo tribunal de origen judío: es hijo de un inmigrante judío de origen polaco y su mamá, que no lo era, se convirtió al judaísmo por lo que el juez cuando contrajo matrimonio, lo pudo hacer en el rito judío

De esta forma, quedará confirmado el cambio en la titularidad de la presidencia de la Corte Suprema al cabo de once años de gestión de Lorenzetti.

La decisión de cambiar la presidencia del tribunal fue adoptada por 4 votos a 1 – voto en disidencia de Juan Carlos Maqueda- y estuvo acompañada por el adelantamiento del comienzo del nuevo mandato al 1° de octubre, ya que la gestión de Lorenzetti vencía el 31 de diciembre próximo.

La actual vicepresidenta, Elena Highton de Nolasco, continuará en su puesto, mientras que Lorenzetti, Horacio Rosatti y Maqueda serán vocales durante los próximos tres años.

La llegada de Rosenkrantz a la Corte Suprema estuvo acompañada por el ingreso de Rosatti el 2 de agosto de 2016, luego de que ambos fueran propuestos para su cargo por el presidente Mauricio Macri.

En un primer momento, Macri intentó designar a ambos ministros por decreto pero tras el rechazo unánime de la oposición cumplió con el procedimiento de enviar su propuesta al Senado, donde finalmente fueron avalados.

2 Comentarios

  1. Es extensa la experiencia histórica acerca de la inconveniencia de contar con un cargo público “de primera línea” ejercido por algún miembro directo o descendiente de miembros de nuestra colectividad.
    Nuestro rol en la política local nunca debiera exceder de la colaboración y/o asesoría… y cuando alguno ha ido más allá todos quedamos expuestos por los errores que pudiera haber cometido.
    El cargo asumido por el Dr. Carlos Rosenkrantz no nos hace ningún favor, como tampoco nos favorece el cargo ministerial ejercido por el Rabino Sergio Bergman… ambos puestos, no electivos sino designados, aún cuando tuvieren ratificación parlamentaria no son representativos populares ni son representantes reales de nuestra colectividad.

  2. Hace días les escribí, pero parece que Vda. no leen todos los comentarios
    El actual Presidente de la Corte no es hijo, sino nieto de inmigrantes.
    Lo sé perfectamente porque fui compañero de estudios de su padre, Samuel Eduardo Rosenkrantz, en la Facultad de Derecho.
    Hugo I.M. Malamud

Deje una respuesta