Compartir algunos momentos de la vida con Pilar Rahola definitivamente es crecer, abrir la cabeza, pensar.

Compartir sus conferencias, su palabra, sus discursos, su respeto por los valores es sentir que ella dice lo que uno piensa. Lo expresa con solidez y con buenos argumentos.

Compartir un viaje con la talentosa escritora y periodista catalana es una experiencia inigualable.

Y esa experiencia es la que vivimos este viernes cuando Vis á Vis tuvo el privilegio de acompañar a Pilar Rahola al Aeropuerto de Ezeiza en su regreso a España después de un viaje de tan solo tres días en Buenos Aires.

Y en ese viaje tuvimos una entrevista que se transformó en una charla y, como dice Pilar, “somos casi amigos, ¿cómo no iba a acceder a este momento?”.

“Argentina te llama, te seduce. Esa alma tanguera que de golpe te atrapa”, dijo Pilar sobre su nueva visita a nuestro país.

La analista internacional expresó sentencias contundentes sobre Donald Trump y el traslado de las embajadas a Jerusalén: “Al final llegó el loco de la colina (Donald Trump), el tipo raro, al que nadie le daría una chance e hizo aquello que no se atrevieron los otros”, y agregó: “Es un insulto para el mundo y para la mínima ética democrática que no todas las embajadas estén en Jerusalén. Incluso para el respeto a la memoria”. Rahola asegura que “la ONU es una tomadura de pelo”, y que el “antisemitismo de corte clásico se ha reproducido por el islam”.

“Yo me siento heredera de Gandhi, de Mandela. Siento que estoy en la posición correcta del mundo. No tengo ninguna duda de estar ahí”, afirmó.

A continuación la entrevista completa de Vis á Vis a Pilar Rahola.

¿Por qué viene tan seguido a la República Argentina?

– Yo doy muchas vueltas por el mundo. La semana viene estaré en Barcelona y la otra en Miami y México. En ningún lugar del mundo voy como a la Argentina, eso es cierto. Argentina se convirtió en una segunda piel, uno no sabe cómo pasan esos milagros. Es decir, de golpe empiezas a ir a un país, empiezas a tener amigos, empiezas a crear una textura, una musculatura emocional, una relación de casi intimidad. Al final de golpe te preocupan sus problemas, buscas las noticias cuando estás en tu país, empiezas a saber cuatro cositas y ser capaz de analizar una realidad muy compleja porque después de Israel debe ser la más compleja del mundo. Al final uno no lo sabe cómo, pero uno tiene más patrias. Y además tengo la suerte te venir seguido al país.  Poder viajar a menudo es espectacular. Tengo la excusa para venir porque ahora ha sido por la Cumbre del W20 que era un poco una locura porque yo no tenía márgenes, ya que solo podía venir dos días y sabes que es un montón de horas. Sin embargo, no fuí capaz de decir que no. Es decir, al final Argentina te llama, te seduce. Esa alma tanguera que de golpe te atrapa”.

¿Cuál es su opinión con respecto al traslado de la embajada de Estados Unidos a Jerusalén y al rechazo de otros países a tomar la misma decisión?

– Es un insulto para el mundo y un insulto para la mínima ética democrática que no todas las embajadas estén en Jerusalén. Incluso para el respeto a la memoria. Todas las embajadas nacen en Jerusalén. Esto forma parte de la hipocresía del mundo conrespecto a Israel y a sus derechos fundamentales. Discutir que la capital del pueblo judío es Jerusalén es una ofensa casi bíblica con lo cual es una maldad política. Y Estados Unidos lo tenía firmado desde hacía mil años, pero todos los presidentes del gobierno fueron enormemente cobardes, empezando por Bill Clinton y continuando con Bush y Obama. Sinceramente creo que no lo votaría a Trump por muchos motivos, pero, sin embargo, tengo que reconocer que en política internacional Trump se ha atrevido con Corea, con Irán, se ha atrevido con la Embajada y, de golpe, al tipo al que no le habrías dado ningún crédito político está haciendo cosas que los que tenían crédito político no se atrevieron a hacer. La pregunta para mí en Europa por ejemplo no es por qué Estados Unidos trasladó la embajada sino es de ‘ustedes, cobardes, estados europeos que encima tienen la vergüenza de haber masacrado las tres cuartas partes de la población judía y que no ayudaron a Israel cuando estuvo a punto de desaparecer. ¿Ustedes quiénes son para discutir la capital?.’

Siempre hablamos de lo mismo pero volvemos a repetirlo, la ONU y las condenas permanentes a Israel…

– Tambíén Donald Trump nos ha sorprendido para bien. Nuevamente “el loco de la colina” está haciendo cosas inteligentes o quizás valientes. Lo hace por populismo que de igual manera lo hacen todos. Es decir el ‘NO’ a la embajada en Jerusalén por parte de Francia, de Italia también es populismo de esta naturaleza o intereses espurios que es peor. Sean por los motivos que sean, Trump es ese hombre que no me gusta en política migratoria, que no me gusta en su relación con las mujeres, que me parece el anti-político en muchos sentidos, pero en política internacional está haciendo cosas inteligentes. Una de ellas es ésta. Sólo puedo aplaudir lo que está haciendo en el tema de Oriente Medio. Yo estoy reclamando un golpe de efecto en la ONU. La ONU es una tomadura de pelo, es un gran carcamal, un gran aparador de mentiras y de hipocresía donde se blanquean dictaduras atroces, donde se naturalizan y se normalizan estados que te decapitan, lapidan o que incluso hacen y financian actos de terrorismo. Y parece que todo es ‘jiji y jaja’, y todo está muy bien. Después llega este y dice: ‘me voy a ir de la Comisión de Derechos Humanos porque la comisión es un mal chiste’. Es una broma oscura de humor negro. Ha tenido a Gadaff de Presidente de Comisión de Derechos Humanos. Hace dos días con notoriedad y alevosía, prácticamente a oscuras, convirtieron a Arabia Saudita en miembros de la Comisión de Derechos de la Mujer. ¿Esto qué es? Esto es con el aval de la Asamblea de Naciones, con el aval de la carta de Derechos Humanos. Ustedes meten a unos tipos xenófobos, antisemitas, totalmente fascistas que el otro día degollaron a una mujer. En la Comisión de Derechos Humanos váyanse ustedes todos a la M… pero en mayúsculas. Y Trump, que debe ser un tipo histriónico y salvaje, ha dicho basta. Y me parece fantástico. El mundo está peor no sólo porque tenemos una ideología que nos amenaza como lo es el fenómeno yihadista y verbalmente el fenómeno islamista. Como simplemente nos amenazaba el extremismo y el nazismo, esto está peor porque las intenciones que tenían que preservar la carta de derechos humanos y las libertades en el mundo están absolutamente secuestradas, compradas y contaminadas.

Sí tendría que dar dos definiciones concretas de por qué hay un crecimiento del antisemitismo en Europa fundamentalmente y que se está acercando mucho a esta región como Argentina y  Chile, ¿a qué se debe?

– El antisemitismo de corte clásico se ha reproducido y multiplicado a millones hasta la eternidad en el Islam. Los protocolos se han convertido en auténticos best seller. Yo recuerdo un viaje a Siria hace años, me encontré el Mein Kampf (“Mi Lucha”, de Hitler) en una librería. ¿Sabés que líderes del Ku Klux Klan americano han hecho conferencias sobre los protocolos y han sido invitados por egipcios, por emiratos? Es decir que hay un relato antisemita de odio puro al estilo, al estigma más clásico y más de la época cristiana contra los judíos. No es una tontería porque contamina a 1300 millones de personas que son educados hacia el odio a los judíos. Después resulta que van emigrantes de Oriente Medio a Suecia y las pequeñas comunidades suecas tienen problemas. Todo viene de un relato que llevamos muchas décadas trabajando y que además estructuran las escuelas, en los libros y en las series de televisión. Ese es un tema, el antisemitismo de toda la vida, el de los actos de fe perpetrado a través del Islam que ha crecido brutalmente. En Europa, el antisemitismo de corte clásico no ha crecido excepto en grupos de extrema derecha que por el ADN ya lo son. Lo que ha crecido de una manera muy preocupante sin ninguna duda es el nuevo vestido que el antisemitismo ha adoptado que es el anti-israelismo. Yo no me compro esa idea de ‘yo no soy antisemita, yo tengo un amigo judío’, ‘no yo soy anti-sionista, perdóneme’. Primero, ¿qué significa ser anti-sionista?. Un pueblo judío masacrado y perseguido debe tener una carta de derecho internacional, debe tener una protección, pero ¿quién se la va a dar? ¿Usted, Francia, Alemania, España? ¿Quién le va a dar la protección al pueblo judío cuando es amenazado en tatos lugares del mundo aún hoy en el siglo XXI? Cuando dicen “yo estoy en contra del proyecto sionista”, dicen que están en contra de un proyecto de un país que tenga estado y derecho internacional. El sionismo no es imperialista. El único imperialista es el Islamista. El sionismo no es fascista, es democracia. Todas las mentiras que se han dicho no son ciertas. El sionismo es el proyecto de dotar de carta de derecho internacional a un pueblo perseguido. Cuando alguien dice ‘soy anti-sionista’ está diciendo ‘no quiero que exista Israel y no quiero que tengan este derecho internacional’. Esa es otra forma de antisemitismo. No me parece de otra manera que extraño que el pueblo más perseguido del mundo cuando tiene un estado se convierta en el estado más perseguido del mundo. Fijate que es el único en todo el mundo amenazado con la destrucción. Cuando tú tienes una cantidad de relatos progresistas, de izquierda o incluso conservadores que son anti-israelies, en realidad están perpetuando el odio antiguo de otra manera. Y por supuesto que eso no ayuda a Palestina. Yo tengo la única convicción de que la forma de ayudar al pueblo palestino es fortaleciendo a Israel y no debilitándolo. Es dándole carta de naturaleza para que pueda ser fuerte para poder hacer cualquier pacto. Los Pro-Palestinos críticos en realidad están hundiendo a Palestina a décadas de guerra y terrorismo. Están preparando generaciones enteras de palestinos para el odio. En Europa sin ninguna duda por ese lado ha crecido y luego está Latinoamérica. En Latinoamérica tenés tres problemas que todos se confluyen y que se van a convertir en una bomba de tiempo y que a mí personalmente me preocupa un horror. De todos modos, en algunas zonas de Latinoamérica, especialmente en el cono sur, las comunidades judías son importantes. Al ser importantes, que no es el caso europeo donde son mucho más débiles, tienen capacidad de defensa, de organización para crear un relato propio. Como mínimo hay un cierto blindaje. Ese es el primer elemento. El segundo fenómeno es el cristiano evangelista. Aclaro que es un frente cristiano de choque que, como mínimo, frena el antisemitismo clásico cristiano y ahí hay un apoyo sorprendente que acaba configurando el pensamiento de miles de personas, no en contra de los judíos, sino a favor de Israel. Eso es una novedad en el mundo. Pero a partir de ahí tenemos malas noticias. La primera es la penetración muy severa, muy seria, perfectamente planificada con grandes planes estratégicos de Irán en todo el continente y de su mano armada que es Hezbollah. Irán tiene vocación de influencia política diplomática, tiene vocación de crear relato mediático y de usar su influencia mediática en Latinoamérica para crear esa influencia. Por lo tanto hablamos de un “lobby” de poder fuerte que tiene centenares de asesores que entraron por el eje bolivariano. Que han venido para quedarse donde tienen su base fundamentalmente en la Triple frontera, donde blanquean lo que quieren. Por lo tanto hay un problema gigante de tipo delictivo, de tipo de terrorismo y de tipo ideológico muy serio. Luego está un tema que me parece muy silencioso, pero también es importante: la penetración del salvajismo sunita en las comunidades musulmanas de Latinoamérica. Eso se nota más en Europa donde miles de millones de dólares, provenientes de los petrodólares, están dedicados a radicalizar las comunidades musulmanas en Europa. Pero no piensen ustedes que esto no llega a Buenos Aires. Las grandes Mezquitas en Latinoamérica y en Europa han sido secuestradas por el salvajismo sunita y además financiadas. Educan a la gente que va a la mezquita en el odio a la democracia, en el antisemitismo. ¿Está mejor Latinoamérica que hace unos años? Yo creo que ahora está peor. Nunca habíamos tenido un Irán tan fuerte a pesar de lo que pasó en Argentina. Se habla que el asesinato de Alberto Nisman podría haber sido vinculado a una célula de Hezbollah. Hezbollah está en Latinoamérica y está instalado en un entramado delictivo que blanquea perfectamente que es la Triple Frontera. Es una hipótesis que tiene mucha capacidad de solvencia. El mundo está peor y el antisemitismo crece en todas partes.

Dentro de un mes habrá elecciones en la DAIA y uno de los candidatos representa a la lista ortodoxa que conduce la AMIA, ¿cuál es su reflexión al respecto?

– Hoy considero sobrevivir ante este enorme lío. Si el tema de Israel es complicado, la política comunitaria judía es un enigma dentro de un jeroglífico. No soy nadie para discutir la política interior de Israel porque todo el mundo opina quién tiene que ser el presidente. Todo el mundo sabe cómo tiene que defenderse Israel. De la misma manera me costaría muchísimo hablar porque me faltan todos los datos, para poder entrar en un análisis mínimamente decente de la política comunitaria. Yo respeto mucho las miradas judías. También las ortodoxas desde una distancia profunda. Todos forman parte del mismo pueblo perseguido. El rabino de Malmo, Suecia, de Jabad Lubavitch tiene presentadas 150 denuncias de antisemitismo a su persona y por lo tanto forma parte de mi causa. Mi forma de ver el mundo es muy alejada de cualquier ortodoxia religiosa. También de la ortodoxia judía. La aportación más importante al mundo no ha sido religiosa. Ha tenido que ver con derechos, literatura, con arte, con conciencia, con conocimiento. Si se realiza la lista de los grandes judíos del mundo y de cómo cambiaron la historia de la humanidad y del pensamiento, no estamos hablando de grandes rabinos ortodoxos que seguramente han preservado la fé. Estamos hablando de pensadores que desde su identidad judía cambiaron el pensamiento. Es importante esa cosa de la identidad judía que tuvo que sobrevivir 4000 mil años y 2000 años de persecución, tuvo que haber sido siempre con el aspecto cívico. Si las dos grandes organizaciones argentinas judías están en manos de la ortodoxia me va a parecer como mínimo extraño. Los aleja un poco de ese papel cívico más alejado de la religión que es más importante y más metido en la vida comunitaria de toda la Argentina”.

Ha recorrido el mundo con tu palabra, ¿qué le queda por hacer?

– A mí me queda llevar la voz a quien quiera escuchar y a quien, desde posiciones contrarias, tenga la mente suficientemente abierta para hacerme preguntas incómodas. Mi lucha fundamentalmente es en contra de las consignas. Contra los que lo saben todo y no le han hecho ninguna pregunta. Gente con respuestas y sin preguntas. Yo soy alguien que piensa. A veces tengo una posición conservadora y a veces muy progresista. Lo que se necesitan son líderes sociales, políticos, periodísticos, escritores, pensadores que se hagan preguntas porque estamos equivocados en la mayoría de respuestas. ¿A qué aspiro? A molestar, a dar un arañazo a esas consignas, aspiro a quebrar el pensamiento único y aspiro sobretodo a volver a la razón ética. Voy a decir algo muy soberbio: yo creo que estoy en la posición correcta del mundo. Estoy en la zona de los valores éticos, de la tolerancia, de la defensa de la modernidad y todo eso me lleva a defender cosas. Mi causa me lleva a defender a Israel, pero también a defender a los palestinos en contra de los terroristas o en contra de los líderes que lo llevan en mal camino, los enseñan a odiar. Me lleva defender a las mujeres musulmanas contra sus esclavizadores. Yo me siento heredera de Gandhi, de Mandela. Esa es la posición correcta del mundo. No tengo ninguna duda de estar ahí.

1 Comentario

  1. Pilar Rahola se merece el Premio Nobel en materia de convivencia democrática en todo el mundo….su mirada abierta a distintas ideologías le permite separar lo contingente de lo importante en la convivencia humana, es ÚNICA….ojalá sea escuchada por la política mundial……ADMIRABLE SER HUMANO.

Deje una respuesta