La Corte Suprema resolvió hoy reducir la multa impuesta sobre el juez federal Daniel Rafecas por su accionar con la denuncia del fiscal Alberto Nisman que investigaba a Cristina Kirchner y Héctor Timerman por el supuesto encubrimiento a los autores del atentado a la AMIA mediante la firma del Memorándum con Irán.

Carlos Rosenkrantz, Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda, por unanimidad, apoyaron el pedido de Rafecas, que había apelado la sanción económica aprobada en el Consejo de la Magistratura.

El Consejo consideró que el juez incurrió en “falta de decoro” al tratar la denuncia de Nisman, pero entendió que su actuación no merecía el inicio de un juicio político. Por eso, impuso una multa única que consistía en una quita del 50% de su salario.

La multa, que es la más grave de las sanciones previstas, es por actitudes que se le criticaron a Rafecas vinculas al trámite del expediente. Le reprochan haber llamado al diputado macrista Waldo Wolff después de que cuestionara públicamente el fallo del juez, en una llamada telefónica donde una mujer lo amenazó. Y por haber convocado a dirigentes de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) a Comodoro Py para firmar frente a ellos su fallo.

El magistrado apeló esa medida al considerar que no había argumentos suficientes para cuestionar su actuación en la causa y pidió que la Corte Suprema revisara esa decisión. El tribunal, finalmente, bajó hoy esa multa a una quita única del 25% de su salario a pesar de que entendió que la conducta del juez resulta “digna de reproche”.

Rafecas desestimó en dos oportunidades la denuncia realizada por Nisman, una acusación que finalmente fue investigada por orden de la Cámara de Casación, que también decidió quitarle el expediente al juez. La investigación quedó a cargo de Claudio Bonadio, que procesó a Cristina Kirchner, Timerman y otros dirigentes kirchneristas por el delito de “traición a la patria”.

 

Vía La Nación

Sin comentarios

Deje una respuesta