Para el año 2025, un tercio de la población adulta mundial podría tener sobrepeso u obesidad, lo que lleva a una variedad de enfermedades y afecciones graves.

La obesidad es uno de los mayores asesinos del mundo moderno debido a las muchas enfermedades que causa. La Federación Mundial de Obesidad predice que habrá 2.700 millones de adultos con sobrepeso y obesos para el 2025, aproximadamente un tercio de la población mundial.

Hace tres años, la Organización Mundial de la Salud presentó el Día Mundial de la Obesidad, el 11 de octubre, para estimular y apoyar soluciones prácticas para ayudar a las personas a alcanzar y mantener un peso saludable y revertir la crisis de obesidad.

Definido como un índice de masa corporal (IMC) de 30 o más, la obesidad casi se ha triplicado desde 1975 y las cifras están aumentando, incluso en países como Israel, donde el sobrepeso es un fenómeno relativamente nuevo.

Sin embargo, tiene algunas perspectivas prometedoras sobre el progreso que se está logrando en Israel.

A continuación se muestran algunos avances israelíes en la prevención y tratamiento de la obesidad.

CBD vs. células de hígado graso

El Centro Multidisciplinario de Investigación de Cannabinoides de la Universidad Hebrea de Jerusalem recibió fondos a principios de este año de CIITECH, una empresa de biotecnología de cannabis del Reino Unido e Israel, para estudios sobre el extracto de planta de cannabis (CDB) para tratar la enfermedad del hígado graso no alcohólico.

Esta condición común y potencialmente grave afecta hasta al 80% de las personas obesas.

El investigador principal, Dr. Yossi (Joseph) Tam, dirige el Centro y el Laboratorio de Obesidad y Metabolismo de la Universidad Hebrea de Jerusalem, que estudia el papel del sistema endocannabinoide en la obesidad y sus implicaciones metabólicas.

Se ha demostrado que el CBD modula la acumulación de ácidos grasos en el hígado e inhibe el aumento de peso en ratas con dietas ricas en grasas.

“Sabemos que el CBD es potencialmente capaz de provocar efectos metabólicos positivos en condiciones grasas como una dieta desequilibrada. Lo que estamos explorando en este estudio es si el CBD y otros compuestos de cannabis no psicoactivos pueden disminuir, inhibir o revertir el crecimiento de las células de hígado graso e incluso prevenir su desarrollo”, dijo Tam.

La obesidad adolescente aumenta el riesgo de ataque cardiaco posterior

Un importante estudio realizado en 2.3 millones de adolescentes israelíes examinados desde 1967 hasta 2010, encontró una asociación clara entre el índice de masa corporal elevado en la adolescencia tardía y la mortalidad cardiovascular posterior en la mediana edad.

Publicados en el New England Journal of Medicine, los hallazgos “parecen proporcionar un vínculo entre las tendencias en el sobrepeso de los adolescentes durante las últimas décadas y la mortalidad coronaria en la mediana edad”, dijo el Prof. Jeremy Kark, de la Escuela de Salud Pública y Medicina Comunitaria de la Universidad Hebrea.

Si bien los adolescentes con sobrepeso tienden a ser adultos con sobrepeso u obesos más propensos a las enfermedades cardiovasculares, también es posible que la obesidad temprana pueda empeorar los efectos de las anomalías metabólicas asociadas más adelante, como la presión arterial alta, el metabolismo de la glucosa y la resistencia a la insulina.

Fuentes: Israel21C

Fundación Amigos Argentinos de la Universidad Hebrea de Jerusalem

Sin comentarios

Deje una respuesta