El Interventor del Instituto Nacional contra la Discriminación, Xenofobia y Racismo (INADI), Claudio Presman, dialogó con Vis á Vis y se refirió al trabajo en conjunto que quiere impulsar entre los organismos públicos, como el de la Cámara de Diputados, Desarrollo Social y Justicia con los organismos de Derechos Humanos, organizaciones no gubernamentales y la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) para trabajar la “necesidad de una nueva Ley Antidiscriminatoria”.

La idea es trabajar para plantear la necesidad de una nueva Ley Antidiscriminatoria (Ley 23.592) porque quedó antigua. Si bien la Argentina es referente mundial en todos estos temas, dado que la sanción de esta ley se produce durante el gobierno de (Ricardo) Alfonsín en 1988, pasaron 30 años. Hay un mundo nuevo en todo lo referido a esta temática”, señaló en primera instancia Presman.

Cuando fue consultado acerca de qué aspectos considera que se deben modificar de la actual legislación, el Interventor del INADI enfatizó: “En dos aspectos centrales: en los nuevos derechos, que tienen ver con el respeto a las minorías, religiosos, sexuales y de género, y otro de los puntos es discutir las penas, pero no me quiero inmiscuir en el trabajo de los legisladores. Considero que hay que hacer algo más moderno que nos permita abordar las situaciones que suceden en la actualidad”.

El dirigente remarcó que la “violencia comienza, casi siempre, por actos discriminatorios producto de un montón de situaciones”, y aseguró: “Hay que trabajar con la DAIA y las organizaciones sociales. Hay que consultar a todos los sectores que puedan tener opinión, hay que discutir entre el Estado y las organizaciones para llegar a una nueva Ley, más moderna y aggiornada”.

Sin comentarios

Deje una respuesta