EE.UU. anunció que fusionará su misión diplomática ante los palestinos en Jerusalem con su embajada principal en Israel.

Mike Pompeo, cabeza del Departamento de Estado de EE.UU., dijo en un comunicado que la fusión del Consulado de Jerusalén con la recién inaugurada Embajada de Jerusalén logrará “eficiencias significativas”.

“Continuaremos conduciendo un amplio rango de información, alcance y programas en Cisjordania y Gaza, así como con los palestinos en Jerusalén a través de una Unidad de Asuntos Palestinos dentro de la Embajada de EE.UU. en Israel”.

Sin embargo, el comunicado deja en claro que esto no representa ningún tipo de cambio en la política de EE.UU. hacia Jerusalem, Cisjordania o la Franja de Gaza, y que el estatus final de fronteras entre israelíes y palestinos tendrá que ser decidido por negociaciones entre ellos.

Pero la medida también tiene un significado simbólico, al degradar la posición del consulado, de acuerdo al sitio The Times of Israel.

Durante años, el consulado ha servido como una embajada de facto para los palestinos, informando directamente al Departamento de Estado en Washington. Ponerlo bajo la autoridad de la embajada podría verse como una sugerencia del reconocimiento estadounidense del control israelí sobre Jerusalem Oriental y Cisjordania.

Los palestinos cortaron lazos con EE.UU. después de que el presidente Donald Trump reconociera a Jerusalem como la capital de Israel el año pasado y trasladar la embajada del país a Jerusalén, consecuentemente negándose a participar en cualquier proceso de paz en el que Washington sea intermediario.

En respuesta a las negativas de Ramallah, el mandatario norteamericano he ejercido medidas que se ven como una presión en los últimos meses, como el corte de fondos a la UNRWA, la agencia de la ONU para los refugiados palestinos, y el cierre de la embajada de la Organización para la Liberación de Palestina en la capital de EE.UU.

Fuente: Times Of Israel/Enlace Judío

Sin comentarios

Deje una respuesta