El 15 de noviembre, por segunda vez en tres años, el presidente Reuven Rivlin se reunirá con el Papa Francisco en el Vaticano. Rivlin se reunió previamente con el pontífice en septiembre de 2015. Su antecesor, Shimon Peres, también se reunió con el Papa en varias ocasiones, la última vez en junio de 2014, un mes antes de la finalización de su mandato como presidente. En ese momento, él y el Papa se unieron al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, y los tres rezaron juntos por la paz en el jardín del Vaticano.

El Papa Francisco había estado en Israel un mes antes y había sido recibido en Jerusalén por Peres, quien se había reunido previamente con el Papa Benedicto tanto en el Vaticano como en Jerusalén. De hecho, hay un árbol en el jardín del recinto presidencial que fue plantado por el Papa Benedicto.

El Papa Francisco también plantó un árbol en el jardín de la Residencia del Presidente, y posteriormente plantó un olivo en el jardín del Vaticano.

Si bien las relaciones entre Jerusalén y Roma han mejorado enormemente a lo largo de las décadas, en gran parte debido a los esfuerzos del rabino David Rosen, el único rabino ortodoxo al que se confirió un título de caballero papal, aún existen importantes cuestiones de disputa.

Cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció que reconocía a Jerusalén como la capital de Israel y transfería la Embajada de los Estados Unidos allí, el Papa Francisco expresó públicamente su oposición, diciendo que el status quo de la ciudad debía ser respetado, y pidió a todos que respeten las resoluciones de las Naciones Unidas en lo que respecta a Jerusalem. Afirmó que no podía guardar silencio sobre sus preocupaciones de que la decisión de Trump provocaría nuevas tensiones en la región.

Rivlin, jerosolimitano de séptima generación, con frecuencia recuerda a los dignatarios visitantes que el Rey David estableció a Jerusalén como la capital hace 3.000 años, y es dudoso que el Papa o Rivlinguarden silencio sobre el tema de Jerusalén cuando se reúnan en dos semanas.

Cuando Francisco visitó Jerusalén, soplaron malos vientos para los judíos en Europa. El día de su llegada, dos judíos fueron asesinados en Bruselas, y otros dos judíos fueron golpeados gravemente cuando salían de una sinagoga en París. Desde entonces, ha habido una fuerte escalada de crímenes de odio antisemitas no solo en Europa, sino también en Estados Unidos, Australia y América del Sur.

Ese también será un punto focal en la conversación entre el presidente y el papa.

Mientras se encuentre en Roma, Rivlin también tendrá reuniones de trabajo con el presidente de Italia, Sergio Mattarella, y el primer ministro, Giuseppe Conte.

Rivlin tiene previsto regresar a casa el sábado 17 de noviembre.

Fuente: The Jerusalem Post / Enlace Judío

Sin comentarios

Deje una respuesta