El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su esposa, Melania, viajarán hoy al estado de Pensilvania para “expresar su apoyo al pueblo estadounidense y guardar luto junto a la comunidad de Pittsburgh”, donde Robert Bowers asesinó a 11 personas en una sinagoga.

Líderes judíos firmaron una carta abierta en la que señalan que el mandatario no es bienvenido y lo culparon de incitar el ataque.

(Vía Aurora)

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, anunció la visita del mandatario, que tiene previsto reunirse con los familiares de los fallecidos.

“Esta atrocidad fue un acto escalofriante de asesinato en masa, fue un acto de odio y, sobre todo, fue un acto del mal. El antisemitismo es una plaga para la humanidad y es responsable de muchos de los peores horrores de la historia de la humanidad. Todos tenemos el deber de enfrentarlo”, dijo Sanders.

La portavoz consideró que las 11 víctimas, con edades comprendidas entre los 54 y 97 años, representaban “lo mejor” de Estados Unidos y aseguró que todos en su país están “en luto” por las “preciosas vidas que fueron robadas”.

“El pueblo estadounidense rechaza el odio, la intolerancia, los prejuicios y la violencia. Somos una nación que cree en la libertad religiosa, la tolerancia y el respeto”, subrayó Sanders.

Bowers está acusado de 29 delitos y se encuentra en prisión sin fianza mientras se resuelve su caso.

Sin comentarios

Deje una respuesta