El diputado nacional por la provincia de Buenos Aires, Waldo Wolff, dialogó en exclusiva con Vis á Vis por Radio El Mundo – AM 1070 en la previa al lanzamiento de su libro (‘Asesinaron al Fiscal Nisman. Yo fui testigo’), basado en la muerte de Alberto Nisman, que saldrá a la venta el 11 de diciembre, y reveló detalles sobre el contenido. Además, opinó sobre todo lo acontecido el día del asesinato del fiscal y las distintas posibilidades acerca de quién fue el autor. A su vez, habló de las elecciones que se realizarán en la DAIA y aseguró que la entidad debería profesionalizarse.

Wolff contó detalles del libro: “Lo escribí con Delia Sisro, quien hace varios años me asiste literariamente. No soy ni escritor ni periodista, tengo otra formación académica. Es un libro de una foto de época donde no sólo nos encargamos con Delia de documentar y recopilar todo lo que hay respecto de la prueba de su asesinato, sino que dejamos testimonio de lo que fue en esa época intentar buscar la verdad. Me amenazaron, me intimidaron, me inventaron una causa a mí, a su familia, a su entorno, a aquellos que querían investigar. Las mentiras que parte del pseudoperiodismo instaló de manera fría, calculada, con ese proyecto de demonizar al que se expresa distinto. Es un libro que tiene dos grandes líneas: una foto de época donde cuento a través de mi historia cómo me involucré en la política siendo parte de lo que yo llamo ‘el Mundo Nisman’, y habiéndose sentido lo que sentimos tantos argentinos en esas épocas, esa intimidación, este hostigamiento, esta persecución. Y, por otro lado, una documentación que hasta el momento nadie hizo, que recopila todo lo que hay que es abrumador y grosero, la cantidad de pruebas y documentación que hay al respecto”.

Luego explicó por qué decidió escribirlo: “Porque tiene que ver con mi historia. Vengo de una casa donde aprendí a no quedarme callado y a dejar testimonio. A mí me tocaron muchas como a muchos otros, y entiendo que dejar testimonio es parte de la función de valores cívicos y humanitarios. En este libro hay cuestiones duras, de data dura, de documentación, de pruebas, pero también hay testimonio de lo que muchos de nosotros vivimos aquí en nuestro país. Y yo, como hijo de un inmigrante, no me quiero escapar más de un país. Mi padre vino a este país y yo vivo con mucho orgullo ser hijo de un inmigrante, poder ser diputado nacional porque me parece que eso habla de aquella famosa movilidad cívica y social de nuestro país. Que el hijo de un inmigrante pueda ser parte de las instituciones me parece que implica mucho. Increíblemente me armaron una causa por traición a la patria donde me acusaban de representar intereses extranjeros y corporaciones económicas. Y esos son los mismos epítetos y argumentos por los cuales mi padre se tuvo que escapar de Alemania. Voy a dejar testimonio, no me voy a ir de este país, de mi país. Voy a dejar testimonio de gran parte de lo que, a mi entender, fue lo peor que tuvo el Gobierno anterior, que fue esta conducta fascistoide, esta demonización del distinto, esta persecución a todo aquel que se le interpusiera entre sus objetivos. Básicamente, lo que a mí me movilizó es dejar testimonio de lo peor que tuvimos en esos años para que tomemos conciencia. Y tratar de hacer un pequeño aporte para que esto no se repita”.

  • Son muchos los que dicen que la muerte de Nisman fue un tercer atentado, ¿qué consideraciones tiene?
  • “El asesinato de Nisman fue el cuarto atentado en la Argentina. El tercer atentado desde lo institucional fue el peor de todos, que fue la firma del Memorándum con Irán. Por supuesto que los otros tres, principalmente todos los que tienen muertos, son los más trágicos en cuanto a personas, pero desde lo institucional el atentado más perverso de todos fue el Memorándum porque ese fue hecho por argentinos y utilizaron los tres poderes del Estado. Nunca nadie se atrevió a tanto. Era común por parte por el kirchnerismo utilizar los tres poderes. Lo firmó el Ejecutivo; lo cubrió el poder judicial porque lo cerró la Sala 1 de Rafecas y Ballestero, que renunciaron por sus inconsistencias patrimoniales, y el fiscal De Luca de justicia legítima no apelaba y tuvieron casi dos años con un cepo jurídico; y finalmente lo refrendó el poder legislativo. Utilizaron al Congreso Nacional como partícipe necesario de encubrimiento políticamente porque no es delito votar para un diputado. Pero a mí me tocó en aquel entonces preguntar a los diputados oficialistas por qué votaban eso y me decían que no tenían idea y que les parecía una vergüenza. De hecho, el único diputado del partido Justicialista que votó en contra fue Jorge Yoma, a quien terminaron echando del bloque y cesanteando a todos sus empleados. Para mostrar que esto fue una sesión escandalosa, para mí la más escandalosa de todas, en el expediente está que cuando el juez Bonadío, en la denuncia de Nisman, llamó a todo Cancillería a que presente declaración a quien había escrito el documento. No se presentó nadie con respecto al Memorándum. Se presentó Timerman diciendo ‘lo escribí yo’ y Bonadío le preguntó ‘¿Dónde lo escribió?’ y Timerman respondió “en el lobby del hotel antes de firmarlo”. Y aunque parezca una humorada, no lo es. Lo que queda claro es que el Memorándum no lo escribió la Argentina, lo escribió Irán y se lo puso en la mesa a la Argentina”.

Sobre el autor del asesinato de Nisman, dijo: “Eso no lo sé y por ahí me lo reservo para ámbitos privados. Lo que yo diferencio es que hay cuestiones que son opiniones políticas y otras que son hechos. Nosotros llegamos a un estado en el que en la Argentina todo es relativizable, y no todo es relativo. Es decir, acá hay un juez federal como Ercolini que tiene un fallo reafirmado por las distintas instancias de apelación que dice que a Nisman lo mataron. Y al que no le gusta lo lamento, ésta es la República. Si alguien considera que no es así y dice ‘no estoy de acuerdo con la pericia’, que se presente ante el juez, lo recuse, presente nuevas pruebas y denuncie a los peritos, porque si no todo eso no tiene la misma validez. Vos podés pensar que no, pero si el juez piensa que sí, es una República, es la posición oficial. Los que estamos en el ‘Mundo Nisman’, yo en particular, tengo mis construcciones políticas de quién pudo haber sido. Me tomo el trabajo de decir estas palabras previas porque me parece que está bien diferenciar esto, porque una cosa es decir ‘mi construcción política’ y otra es una prueba. Lo que no queda duda es que Nisman fue asesinado. Todavía no te puedo decir quién porque no lo sé y no sé si algún día se va a saber”.

“Te voy a dar dos o tres ejemplos que están en el libro. Es tanta la documentación que hay que es abrumadora. Los custodios de Nisman a las 13.20 del domingo 18 de enero de 2015 se conectan con él telefónicamente, le tocan el timbre, él no contesta y suben recién a las 17.20 aproximadamente. Le tocan la puerta, estaba el diario de él que no lo había retirado nunca de la puerta de servicio y no contesta. Llaman a la secretaria y, después de varios llamados, dice ‘bueno tiren la puerta abajo’. A ella no le hacen caso y hacen algo que es increíble: dejan sin cuidado a su custodia y se van a buscar a la madre. Dejan el departamento sin custodia. Se van a buscar a la madre de Puerto Madero a Belgrano. En Belgrano buscan a la madre, la traen de vuelta, pone la llave de la puerta de servicio y no abre porque estaba la llave puesta del lado de adentro. Y trata de ingresar en el palier principal, tenía un teclado con un código que solamente permite llegar al piso determinado a los que lo tienen y no se lo reconoce. Entonces la madre dice ‘ahora me puse nerviosa, no sé si me lo olvidé. Lo tengo anotado en una libreta en mi casa’. Se van de vuelta a Belgrano y dejan nuevamente la zona liberada. Vuelven a las 22 y ahí es cuando viene el famoso cerrajero y abre. Digo esto como una muestra de que fue absolutamente liberado, y te digo más que descubrimos después viendo el expediente: habían cambiado la clave del palier privado y nunca nadie explicó quién”, relató el diputado.

En cuanto a la hora exacta de su muerte, mencionó: “Eso está en discusión. Para la pericia de la familia y para mí también está clarísimo, habiendo aprendido algo de criminalística porque la pericia que hacen Daniel Salcedo, Osvaldo Raffo y Julio Ravioli, tres eminencias, en todo momento dijeron que fue asesinado antes de la medianoche del sábado. Dos cosas te voy a decir de data dura: aquel domingo a la noche Nisman aparece con rigidez cadavérica. Eso significa que el cuerpo se pone duro, aproximadamente a las seis horas, y las rigidez cadavérica se pierde, o sea, el cuerpo recupera su estado natural de movilidad aproximadamente a las 36 horas. A la hora de la autopsia, que fue el domingo a las 8 AM no tenía más rigidez cadavérica, es decir que tendrías que volver 30 o 36 horas para atrás, y eso te da el sábado a la noche. Es más, ahora apareció una nueva pericia que dice que Nisman apagó su teléfono el sábado a las 21:40 y lo volvió a prender el domingo a las 7:40. Nosotros creemos que se lo prendió alguien que estaba limpiando la casa y esto condice con la data de muerte que había dicho antes la pericia de su parte. Una perla más: dicen que él entro a su computadora a las 7:40 y buscó la palabra psicodelia, que si buscas la traducción en Google quiere decir, entre otras excepciones, bajos efectos alucinógenos. O sea, alguien buscó esa palabra porque después le encontramos ketamina en su cuerpo. Otra: la computadora de Nisman en la cual se buscó la palabra psicodelia no tiene huellas digitales suyas”.

También se refirió al libro de Pablo Duggan, que habla de suicidio: “No tengo ninguna consideración. Por suerte el periodista Duggan se puede expresar, puede escribir y nadie lo va a perseguir. No me voy a meter con el libro suyo. No lo he leído. He leído que él se ocupa entre otras cuestiones, de hablar de la vida privada del fiscal e incluso de una denuncia que había tenido a los 25 años por acoso a una mujer que aparentemente tenía una cuestión. Pero yo no investigo a la víctima y tampoco persigo al que piensa distinto que yo. Celebro que el periodista Duggan pueda expresarse y pueda hacer su investigación. Me sumo a ubicarme en el mismo lugar que él. Podrá tener su opinión, yo tengo la mía, pero Ercolini dijo que fue asesinato. Así que hoy la justicia Argentina dice que fue un asesinato. A esta altura de mi vida tengo un recorrido político. Cada vez que tuve que defender cuestiones que tienen que ver con lo jurídico y republicano lo hice en la Justicia. Denuncié al juez Rafecas y lo terminaron sancionando con una multa ridícula en el Consejo de la Magistratura, pero está sancionado. Quedó probado que me amenazó”.

  • Usted era cercano a la familia del fiscal, ¿aportaron en este libro?
  • “Es buena tu pregunta porque siempre me encargo de decir que yo no era amigo del fiscal Nisman. Lo conocía porque él era el fiscal de la causa AMIA y yo era vicepresidente de la DAIA. Estaba vinculado a las cuestiones que tenían que ver con la querella. Me involucré por hastío e indignación cívica, no porque era amigo de él. Siempre fui muy cuidadoso de la familia y no la molesté en lo más mínimo. No les pedí absolutamente nada. De hecho, lo único que hice fue comunicarles que iba a escribir un libro y la verdad es que tuve el respeto siempre de ellos. Te cuento una anécdota: fui uno de los oradores del entierro de Nisman. El domingo 25 de enero de 2015 el Rabino Polakoff me llamó para decirme que la familia de Nisman quería que sea el orador y yo no los conocía. Les dije que si querían que hable como vicepresidente de la DAIA tenían que comunicarse con la entidad, pero me pasó con la madre que estaba con el Rabino y me dijo: ‘No quiero que hable la DAIA. Quiero que hables vos porque la estás bancando en los medios pidiendo que se investigue y que no molesten a la familia’. Para mí fue conmovedor. Cuando escribí el discurso que iba a decir en su velorio, que fue el miércoles 28, me acerqué a la madre, a quien no conocía hasta ese día, y le conté que tenía mi discurso, que me estaban operando de todos lados para ver qué palabras iba a decir. Fue un discurso bastante fuerte y que yo no se lo había mostrado a nadie ni se lo iba a mostrar. Mi único temor era incomodar a su familia con algún comentario o con alguna posición que pudiera lastimar. Yo quería que lo leyera la familia de Nisman, pero la señora no me aceptó el sobre y me dijo ‘Nosotros confiamos en usted y sabemos que usted va a exponer con los valores que le hemos conocido estos días’. Así que mi relación con la familia ha sido muy respetuosa y con el mismo respeto escribí ahora. En definitiva, fui un actor de esta etapa de este tema. Los he cuidado mucho y no me he metido con su familia”.

Por otra parte, aseveró: “Hay un capítulo entero que habla de la denuncia que Nisman hizo el día 14 de enero del 2015, cuatro días antes de morir. Cuenta un poco lo que fue el Memorándum. Tomándome el trabajo de lo que son los datos, explico por qué yo creo que cambió su norte geopolítico. Digo claramente que la posición de Cristina Fernández de Kirchner fue distinta a la de Néstor Kirchner. Fue absolutamente todo lo contrario. Néstor es un hombre que defendió la Argentina respecto de Irán y reclamó fuertemente. Cristina entregó la soberanía de la Justicia argentina a manos de los iraníes. El gran cambio geopolítico de ella se produce después de la muerte de Néstor. Te doy tres fechas: Argentina entre el 2007 y el 2010, mientras hablaban en las Naciones Unidas, se levantaba y se iba; el 27 de octubre muere Néstor Kirchner; en Marzo del 2011 muere Pepe Eliaschev, a quien Timerman trató de pseudoperiodista y mentiroso y todo lo que dijo se probó. Dice que se firmó un pacto con Irán y recibió todo el arco de críticas e incluso del comunitario. Une cierta lógica esto porque 6 meses antes Argentina se levantaba en las Naciones Unidas. Sin embargo, fijate que en septiembre de 2011, cuando vuelve a producirse la reunión en Naciones Unidas, Argentina ya no se levanta y Arguello, embajador argentino en ONU en ese momento, cuando se presenta a dar declaración de la causa que investiga Bonadío por la denuncia de Nisman cuenta claramente que él recibió órdenes del ejecutivo de no levantarse. Y ya en 2012 no solamente Argentina no se levanta sino que anuncia que se está trabajando en un Memorándum con Irán. La presidenta habló de dos temas de política Internacional en ONU: Malvinas y pidió por el reconocimiento a Palestina. O sea, Argentina pone en su agenda internacional a la cuestión Palestina en línea de haber cambiado ese norte geopolítico y aliarse con el chavismo y el eje del tercer mundismo”.

También opinó acerca del incremento del antisemitismo, en la Argentina y en el Mundo: “En realidad hay mucho antisemita que salió del clóset, no es que hay un rebrote. El antisemitismo está implícito en el populismo latinoamericanista de izquierda y de derecha. Por eso lo tenés a Cúneo y a Moreno de un lado, por ejemplo, y del otro tenés a parte del Kirchnerismo más izquierdozo. A esta altura de mi vida, tibio no soy. No hubo Gobierno que haya perseguido formalmente más a la dirigencia de la comunidad judía que el kirchnerista en democracia. Estoy hablando desde que volvió la democracia, en 1983. Cristina Fernández de Kirchner dijo al inaugurar una canilla en una villa: ‘Si quieren entender la problemática de la Argentina, lean el mercader de Venecia, que habla de un judío avaro’. Nosotros estamos acostumbrados a los chupa sangre, nos armaron una causa por traición a la patria a toda la dirigencia de la comunidad judía: al presidente, vicepresidente y secretario de AMIA y DAIA. Nos dijeron que representamos intereses extranjeros y representábamos corporaciones económicas, la demonización del distinto y la extranjerización del judío. A mi Moreau me llamó agente del Mossad, y te imaginarás que no me ofende. Porque ofende al que puede y al que quiere. Moreau es un Stand Up. Lo peor no es eso, yo lo denuncié, fue procesado por incitación a la discriminación, la Cámara le revocó el fallo y volví a presentar pruebas respecto a lo que produce su comentario en las redes. Si Dios quiere lo volverán a procesar y si no me la bancaré, pero lo peor fue que todo el bloque de “Unidad Ciudadana” salió a respaldar al diputado. Así que la concepción del judío como parte del distinto, como parte del que viene a saquear la Argentina, es una concepción de lo más retransitante del populismo de derecha o de izquierda. La ex presidente sacó en su Facebook la historia de que nosotros representábamos intereses extranjeros y corporaciones económicas y el que nos denuncia es Labaké, un peronista de ultra derecha que fue abogado de Isabel Martínez de Perón y fue diputado por el Frejuli en la Provincia de San Juan. Yo te diría que más que un rebrote de antisemitismo hay una salida del clóset de mucho antisemita”.

  • ¿Cómo ves al liderazgo judío en este momento de grandes cambios?
  • “No veo grandes cambios. Veo lo mismo. Veo que entramos en un cortoplacismo. Veo gente de buena voluntad, los quiero mucho a todos, son todos pares míos, voy a estar espalda con espalda, hombro a hombro con ellos, pero estamos discutiendo nombres. Son todos buena gente. Estamos moviendo el tablero para ver quién juega con quién. Tengo 50 años y no veo mucha gente joven preparada para lo que viene. También veo, y se los he dicho, falta de humildad. En el buen sentido lo digo. Nosotros somos aquellos que hemos tenido la posibilidad de incursionar en la política nacional y tenemos mucho para aportar. Eso no tiene que decir que nos tengan que dar bola. Siempre fuimos un pueblo inteligente, un pueblo que ha estudiado, un pueblo que ha vencido el analfabetismo. Entonces, aquellos que tengamos la posibilidad, no importa de qué partido seamos, hay hombres vinculados a la comunidad judía en todos los partidos. A veces nos deberían llamar y decir ‘¿Qué pensás de cómo posicionarnos en los medios y manejar este tema?’. Soy un hombre que tiene 1000 horas en los medios. Entiendo algo y me encantaría poder aportar a aquel representante que lidere a que pueda entender cómo funciona, cómo se prepara una entrevista, cómo se estudia, cómo se negocia una presentación. Necesitamos recuperar los proyectos y no las personas. Yo los quiero mucho a todos, los voy a ayudar con el que gane, pero hay que terminar de hablar de personas y tener un proyecto institucional más simple e integral, que hoy no lo tenemos”.

Y agregó, para finalizar: “No veo grandes cambios porque los conozco a todos. Son todos los que vienen activando hace muchos años. No veo gente comprometida. Tengo una posición que la dije públicamente. La conducción tiene que ir hacia un profesionalismo como tienen los americanos. Con un Chairman (presidente) que esté muy bien remunerado y sea la cara visible. Un board (Comisión Directiva) que fije las pautas. Pero ningún voluntario está preparado para manejar las hipótesis de conflictos que a nosotros nos tocan como colectivas. Te lo digo por experiencia propia. Tuve que dejar de trabajar cuando fue la firma del Memorándum en el asesinato de Nisman. Vos no podés estar en tus actividades liberales profesionales y de repente tener que transformarte en un analista político internacional, en un comunicador profesional. Eso lo tiene que hacer un profesional muy bien remunerado y que esté 24 horas full time arriba del caballo. Todos los que están son voluntarios y me parecen gente comprometida y que van a tratar de buscar lo mejor para la comunidad, pero yo apuntaría a un esquema absolutamente profesionalizado buscando al mejor de todos, porque si no cumple lo cambiás y no hay crisis política. Así funcionan las comunidades judías más representativas, más fuertes del mundo, y así me la imagino yo dejando de buscar quién es el mejor o el peor hombre voluntario, porque todos son buenos pero nadie tiene ese perfil que es trabajando de eso”.

1 Comentario

  1. No he leído el libro de Wolff, pero desde hace mucho he batallado por Facebook sobre el tema, no bien se supo que Lagomarsino supuestamente le había entregado a Nisman un arma “vieja”, pero nadie explicaba por qué la habría pedido Nisman si tenía una igual en lo de su madre; tampoco por qué Lagomarsino había entregado balas de punta hueca, que no se venden en armerías porque sirven para destrozar el blanco (un cerebro, por ejemplo).
    Estoy de acuerdo con Wolff: hay antijudaísmo (es un error repetir ese eufemismo, “antisemitismo”, porque lo de “anti” solamente ha sido contra los judíos) que estaba oculto, pero mucho de esto se podría corregir (no hacer que se cambie de idea, porque un antijudío simplemente odia), pero sí obligarlos a esconderse, si se muestra una actitud definida y no tan contemplativa con la mentira de la Palestina árabe: HAY que publicar hasta el hartazgo, en todas partes, la verdad sobre el origen del nombre Palestina, cómo se aprovechó a usurpadores jordanos de 1948 (obligados por su rey de aquel entonces, el padre del actual; eso es cierto) que no pudieron volver a país árabe alguno, incluido el propio, cuando Israel derrotó a los inútiles ejércitos árabes en la primera guerra de agresión àrabe. Hay que publicar, publicar, publicar, por doquier: redes sociales, publicaciones judías y no judías y cada vez que se hable del tema, detallando esa mentira y la otra, la de que los musulmanes no creen en el genocidio nazi (otro térmno que se debe dejar de lado, “Holocausto”, porque es un intento por “dulcificar” la realidad), cuando la realidad es que muchísimos de ellos se incorporaron a las SS porque el Gran Muftí de Jeruasalem de aquel entonces los había instado a hacerlo, ante las promesas de Hitler de que si lo ayudaban a ganar la guerra les iba a dejartoda Arabia para que crearansu califato, como manda el Corán.

Deje una respuesta