El coordinador para Latinoamérica del Departamento de Promoción de Aliá de la Organización Sionista Mundial (OSM), Alejandro Mellincovsky, dialogó en exclusiva desde Israel con Vis á Vis por Radio El Mundo – AM 1070 y explicó por qué viajó al Estado Judío, los programas de la OSM y manifestó su opinión sobre Roger Waters.

Mellincovsky contó: “Venimos a Israel para un Congreso que estamos desarrollando junto con la Agencia Judía y con el Ministerio de Aliá y Absorción, justamente sobre sobre Aliá y Clitah, sobre lo que es la inmigración de Israel y cómo se da mejor un tratamiento de absorción a la gente que va”-

Por otra parte, se refirió a los programas de la OSM durante el 2018: “Fue un año con muchos proyectos para la Organización y de trabajo en conjunto con la mayor parte de las instituciones Judeo-Argentinas, en Uruguay también y en Chile, que es lo que me toca. Yendo a lo que es Argentina, trabajamos con un gran número de comunidades e instituciones a lo largo y ancho del país, y en plural en toda la diversidad del abanico ideológico dentro de la comunidad judía. Intentamos trabajar con todos y con una columna vertebral. Un ejemplo son los cursos de Hebreo que se están dando en todo el país, en todas las instituciones de Argentina, para que la gente se pueda acercar y se aprenda en forma regular el idioma del pueblo judío”.

A su vez, reveló las sensaciones tras su presencia en la manifestación por el 23º aniversario del asesinato de Itzjak Rabin: “Es emocionante, y a diferencia de lo que uno está acostumbrado en la Argentina, que es una manifestación que por lo general se va a pedir justicia, acá en Israel la justicia se hizo inmediatamente ya que al asesino se lo detuvo inmediatamente y se lo enjuició. Acá (en Israel) lo que se viene a pedir es que esto no vuelva a pasar. Se repudia como cualquier asesinato de un ser humano, el magnicidio del primer ministro. Acá no se viene solo porque a la gente le gusta Rabin. En el momento de la Declaración de la Independencia, en el momento de la Guerra de los Seis Días, que fue Jefe del Estado Mayor o en la última etapa, cuando por ejemplo llegó a los acuerdos de paz de Oslo, y en medio de un proceso de paz y ataques de atentados terroristas, él apostaba por la paz dentro de todo eso. La gente no viene solo a apoyar los hechos de Rabin sino a repudiar un asesinato de un primer ministro y eso tiene que quedar claro. No importa que sea la persona que nos gustó o no nos gustó. Siempre me conmueve que la plaza Kikar Rabin se vuelva a llenar año tras año. Lo que se está pidiendo es que no vuelva un ambiente de instigación, que no se vuelvan a usar terminologías como ‘traidores’ para los que piensan distinto. O sea, intentar evitar caer en un campo propicio para que esto suceda. A pesar del asesinato de Rabin a 23 años, la democracia israelí continúa viva y pujante”.

Luego, se refirió a la ‘situación Roger Waters’: “Él es muy consciente de que se están colgando de su fama, pero también está aprovechándose de su propia fama para difundir el movimiento BDS(Boicot, Desinversión y Sanciones), que eso es lo que piden en contra de Israel. Hay un afán que es más que hacer algo bien por el pueblo palestino: es causar daño a Israel. No le veo mucho mucha cercanía y mucha querencia con el pueblo palestino sino que el móvil que tiene es causar daño a Israel. Lo que tiene aquí Roger Waters es un odio al pueblo judío. Es judeófobo. En sus recitales aparece el cerdo con la Estrella de David. Es claramente anti-judío. Es decir, no solo es anti-israelí, no sólo está en contra de las políticas del Gobierno israelí, sino que pide castigar al pueblo israelí, a la población de Israel, con el Movimiento de BDS”.

“Primero vamos a partir de la premisa que hay una sociedad madura. Lo que dice Roger Waters para mí no solo no es creíble sino que es algo muy abrupto. Además de que es algo totalmente fuera de la realidad, pero es muy consciente de las influencias que tiene y de lo que dice porque él quiere generar empatía con la gente a partir de una mentira que no la puede basar en absolutamente nada. Adjetiva más de los datos que dice y de los datos que tiene. No llama al diálogo, llama al rompimiento, al boicot, que es justamente lo contrario. Ahora vamos a entender que en Argentina, desde el punto de vista del público contemporáneo de hoy, quién es Roger Waters: es la persona que tiene el récord de recitales en la cancha de River y superó a los Rolling Stones. Es una figura muy popular.. Pero hay que entender que el grado de influencia y aceptación que tiene esta persona es muy alto. Hay gente que se cuelga de su fama y él cuelga su propia fama con los lemas que él quiere, por mas mentirosos que sean”, opinó Mellincovsky.

Para finalizar, expresó: “Sí, por supuesto que Roger Waters está instigando al odio. No está llamando al diálogo. Llama a un boicot. Cuando uno quiere acercarse, quiere conocer, quiere ponerse del lado del otro. No tiene que ponerse a favor de un boicot sino totalmente lo contrario. Uno se tiene que poner a favor de la integración para ver cómo se ve del lado del otro. Ese es el primer paso para ver que se puede hacer y él lo que quiere totalmente es un rompimiento y no otra cosa”.

Sin comentarios

Deje una respuesta