A 80 años de “El Pogromo de Noviembre del 38”, tristemente conocido como “La Noche de los Cristales Rotos”, la Fundación TESA con el apoyo de la Embajada de Austria y la Embajada de Israel presentan “Vecinos Perdidos”, un proyecto de la Asociación Neudeggergasse.
La primera versión en Buenos Aires tuvo lugar en 2008 con mucho éxito. Este año la multifacética propuesta se basa en materiales y experiencias recopiladas durante los últimos 20 años y pone foco en los descendientes, no sólo de aquellos que sufrieron estos atroces crímenes sino también de quienes participaron activamente de ellos.
El proyecto se compone de 3 sedes que abordan la temática desde una visión histórica, política y ética, y busca reflexionar sobre lo que pasó en Austria y en Argentina antes, durante y después de la guerra, las implicancias sociales y políticas que allanaron el camino a los crímenes del régimen nacionalsocialista, y promueve el desarrollo de una conciencia democrática.
Vecinos Perdidos 2018 se lleva a cabo en las siguientes sedes:


“Vecinos Perdidos, educando a futuras generaciones” – Archivo Nacional de la Memoria (Av. Del Libertador 8151)
Abierto para todo público del 2 de noviembre al 2 de diciembre. Sábados y domingos de 16 a 20 horas. Para coordinar visitas guiadas grupales (sin cargo) los días de semana: museoanm@gmail.com
No existe un lugar más apropiado para hablar sobre cómo asumir el pasado que este espacio. La actividad tiene por fin generar conciencia sobre la importancia política de cada uno dentro de la construcción de una sociedad donde podamos convivir todos. Se organizan talleres, eventos educativos, proyección de películas y documentales, y mesas debate con especialistas de Austria y Argentina.


● “Dos Archivos Familiares” – Centro Cultural Kirchner (Sarmiento 151)
Abierta para todo público a partir del 9 de Noviembre y hasta el 25 de noviembre. De miércoles a domingos y feriados, de 13 a 20 horas.
Esta coproducción austro-israelí se exhibirá en dos salas del CCK en el que los artistas Friedemann Derschmidt (Viena) y Shimon Lev (Tel Aviv) confrontan las obras que cada uno realizó sobre su propia familia. “Dos Archivos Familiares” es una exposición multimedia que contiene documentos, mindmaps, mapas, fotografías y videos. En el caso de Friedmann transmite lo que implica ser descendiente de una nazi entre la negación, defensa, crítica y desesperación. La exposición se vuelve más impresionante cuando se agrega la experiencia de Shimon Lev que también dibuja un mapa familiar, pero sus ramificaciones genealógicas terminan destruidas en las distintas instituciones de la muerte durante la segunda Guerra Mundial porque gran parte de su familia fue asesinada ahí.


“Las rutas de escape de los nazis” – Archivo General de la Nación (25 de Mayo 263), Sala de Exposiciones.
Abierto a partir del 9 de noviembre de 10 a 17 horas.
En una colaboración histórica, el Archivo General de la Nación Argentina y el proyecto Vecinos Perdidos organizan esta exposición sobre Viena y Buenos Aires centrada en los 30 hasta los años después de la Segunda Guerra Mundial. De parte de Austria se presentan fotos, videos y documentos que muestran la vida durante los años 30, imágenes históricas de la sinagoga de la Josefstadt así como documentos sobre los distintos pasos dentro del proyecto Vecinos Perdidos. El Archivo General de la Nación contribuye con una exposición que se centra en la situación argentina durante la dictadura de los años 30. También se proyectan películas y documentales, acompañados por charlas y mesas redondas con especialistas sobre el tema e invitados de Austria y Argentina.

Acerca de Vecinos Perdidos
El proyecto Vecinos Perdidos nació hace más de 20 años en un barrio de Viena donde un grupo de vecinos juntó fuerzas para investigar sobre la historia reciente de su barrio situado en el centro de Viena, capital de la República de Austria. El objetivo de la investigación fue buscar y encontrar huellas de una sinagoga que fue saqueada y destruida por grupos nazis durante la noche del Pogromo del 9 al 10 de noviembre de 1938. Así surgieron 3 fases de un proyecto que logró construir puentes y generar conciencia sobre la importancia de la actuación del vecino en tiempos de fascismo y dictadura.
En 1998, al cumplirse 60 años de los sucesos de esa noche, este grupo de vecinos vieneses levantó un telón de 38 metros de altura que reproducía la fachada del templo destruido. Diez años más tarde, los mismos vecinos se plantearon la pregunta por el “después”. El grupo de Viena se juntó con otro en Buenos Aires y organizaron una serie de eventos dedicado a todos los que de alguna forma o por algún camino llegaron con sus familias o solos a las capital de Argentina, que después de Israel y Nueva York, alberga a la comunidad judía más grande del mundo. Los vecinos de la Neudeggergasse viajaron con una réplica de la fachada de la sinagoga y un equipo de renombrados científicos y artistas a Buenos Aires.
En 2018 y en conmemoración del 80º aniversario de “El Pogromo del 38”, Fundación TESA -junto con el apoyo de la Embajada de Austria en Argentina, la Embajada de Israel en Argentina, el Ministerio del Interior de la Nación, el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, la Secretaría de Cultura de la Nación, el Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos y el Archivo General de la Nación, impulsan esta muestra con el objeto de promover la cultura de paz y educar a futuras generaciones en valores.

Acerca de Fundación TESA
Fundación TESA es una organización sin fines de lucro que tiene por objeto investigar, formular e implementar proyectos para la promoción del desarrollo económico sustentable y ético. Su misión es colaborar para construir una sociedad mejor, que reconozca el valor del ambiente y de la biodiversidad, así como el respeto a los conciudadanos y a la diversidad cultural, religiosa e ideológica. Desde el año 2005, en el marco de su programa “Formadores de opinión para la Paz”, realizan viajes a Medio Oriente con la intención de comprender los conflictos religiosos, ideológicos y políticos que caracterizan y reflejan la realidad que se vive en dicha zona. Esto les permite funcionar como un observatorio que contribuye a la difusión de una unidad tolerante y pluralista entre los países de la región, y de este modo poder volcar hacia occidente una mirada depurada, objetiva y reflexiva. Quienes participan siguen la tradicional postura de neutralidad que ha caracterizado a la Fundación TESA a lo largo de estos últimos 13 años, lejos de las posiciones fundamentalistas. En el año 2015 la fundación inauguró un área abocada a desarrollar e implementar proyectos culturales de alto impacto. Esta iniciativa nace a raíz de un compromiso asumido con el fin de sumar calidad al nivel educativo en un plano general. Sus proyectos están dirigidos al sostén y a la valorización de la cultura como oportunidad de integración y fortalecimiento.

 

Sin comentarios

Deje una respuesta