Un hombre ha muerto y otros dos se encuentran hospitalizados después de que un individuo los apuñalara este viernes en una concurrida calle comercial de la ciudad australiana de Melbourne, tras deflagrar el coche que conducía y que llevaba cargado de bombonas de gas junto un centro comercial. Para reducir al atacante, un agente le disparó en el pecho y fue conducido bajo vigilancia policial a un hospital, donde ha muerto. Aunque en un primer momento la policía había informado de que el individuo no tenía “vínculos conocidos con el terrorismo”, poco después ha calificado lo sucedido de “atentado terrorista” y ha señalado que el autor de los hechos era originario de Somalia y conocido por los servicios de inteligencia y de antiterrorismo. El Estado Islámico ha asumido la autoría del ataque, según la agencia Amaq afín a los yihadistas.

El comisario jefe de la policía del Estado de Victoria —del que Melbourne es la capital—, Graham Ashton, ha explicado que el incidente comenzó cuando el sospechoso se bajó de un vehículo en llamas junto a un centro comercial de la calle Bourke, cerca del Parlamento del Estado de Victoria, que estaba atestada de gente.

En contra de lo que se había informado previamente, el vehículo no había empezado a arder tras estrellarlo contra el centro comercial, sino que el fuego se debió a una deflagración provocada por la combustión de cilindros de gas, “del tipo de los que se emplean en barbacoas”, que transportaba en el vehículo, una camioneta abierta o pick-up.
El supuesto atacante salió armado con un cuchillo del vehículo en llamas y se lanzó contra varios peatones y policías. En una rueda de prensa en el propio lugar y poco después de los hechos, David Clayton, portavoz de la policía de Victoria, declaró que “tres personas” fueron apuñaladas y que “desafortunadamente” una de ellas falleció allí mismo. Se trata de un hombre que había recibido una puñalada en el cuello. Las otras dos también son varones y se encuentran hospitalizados con pronóstico reservado, aunque sus vidas no corren peligro.

Clayton confirmó también que un agente disparó contra el atacante en el pecho y que este se encontraba en estado crítico en el hospital y bajo vigilancia. Allí ha muerto media hora después de ingresar. En un dramático vídeo, grabado por un transeúnte y difundido en redes sociales, se ve cómo el individuo arremete también contra los agentes y trata de acuchillarlos.

El hombre no tenía “vínculos conocidos con el terrorismo”, declaró el mismo portavoz, que añadió no obstante que esta línea de investigación se mantenía abierta en busca de alguna posible conexión. El portavoz indicó que las fuerzas del orden respondieron “inicialmente a la denuncia de un coche en llamas”.

Poco después, la policía ha revaluado el incidente, ha señalado que investiga lo sucedido como un “ataque terrorista” y ha revelado que el hombre, de origen somalí, era conocido por los servicios de inteligencia. Ashton ha evitado dar detalles sobre su identidad y los motivos del ataque, pero ha asegurado que el hombre, al igual que varios de sus familiares, era conocido por la policía y las agencias de Inteligencia y antiterrorismo. “Por lo que sabemos hasta ahora de este individuo, estamos tratando esto como un incidente terrorista”, ha informado.

Tras ser considerado un atentado, el Estado Islámico lo ha reivindicado, según informa la agencia Amaq, afín a los yihadistas. Según ha indicado a través de Telegram una fuente de seguridad a Amaq, cuya autenticidad no pudo ser verificada, la organización terrorista asegura que el autor es “uno de los combatientes del Estado Islámico”.

El incidente se ha registrado en el barrio de negocios de Melbourne a la hora en la que los empleados empezaban a salir de sus centros de trabajo para el fin de semana. La policía ha pedido a la población que evite el sector, aunque ha precisado que no busca a otros sospechosos. Los bomberos han apagado el incendio del vehículo y la brigada de artificieros ha cancelado la alerta por explosivos, según ha añadido el comisario jefe de la policía Ashton. El lugar del incidente ha sido acordonado y la calle está cerrada de forma indefinida.

Australia elevó su alerta en 2015 por el temor al retorno de radicales que se hubiesen sumado a grupos terroristas en países de Oriente Próximo. La calle donde se ha producido el último incidente ya fue escenario de otro momento de pánico en enero de 2017, cuando un hombre embistió su coche contra los peatones y provocó seis muertos, si bien se descartó la pista terrorista.

El País

Foto: Gentileza Clarín

Sin comentarios

Deje una respuesta