Harald Herrmann, encargado de Asuntos Culturales de la Embajada de Alemania, dialogó en exclusiva con Vis á Vis por Radio el Mundo – AM 1070 sobre el 80º aniversario de la Kristallnacht.

Herrmann afirmó: “Es un día muy importante que se recuerda de maneras muy diferentes. Hay actos oficiales en el marco del 80º aniversario. Hace muy poco hubo un acto en una sinagoga en Berlín con la Canciller y el Presidente Federal junto con otros representantes de la Nación. Esta conmemoración oficial se transmite en la televisión pública fue muy tomada expresamente por los medios. Pero también hay un gran número de actos, charlas, muestras en toda Alemania, ya sea en  las comunidades, ciudades o en los pueblos. Es un evento que se conmemora a todos los niveles y que conmueve a la sociedad alemana en su integridad”.

A su vez, comentó: “También se estudia en los colegios. Es parte integral de la currícula en las escuelas alemanas estudiar la historia del Nacional Socialismo y el Holocausto. Es una tarea muy importante en todos los niveles y también hay actos conmemorativos como hoy en día para conmemorar ‘La Noche de los Cristales Rotos’ en los colegios”.

  • ¿Tus padres/abuelos te contaron sobre “La Noche de los Cristales Rotos” o lo aprendiste en la escuela en Alemania?
  • “Lo aprendí en el colegio y a través de lo que leí, de lo que veía en la televisión. Porque por un lado, mis abuelos murieron antes de que los conociera. Yo era demasiado joven para hablar de estas cosas. Excepto con la madre de mi padre, que la conocí muy bien pero tengo que decir que ella nunca quiso hablar de estos tiempos, así que no se sabe muy bien el rol y postura que tenía. Hay algunas dudas: era como simpatizante del régimen Nacional Socialista. Ella era de clase mediana baja y murió hace un par de años. Siempre nosotros, los nietos, queríamos hablar de estos tiempos, pero ella nunca quería abordar mucho esta temática. Eso también es un tema pendiente dentro de mi familia, de investigar un poco más, cómo vinieron, qué hicieron y qué no hicieron durante estos años del Nacional Socialismo. La nueva generación no es culpable pero sí tiene una responsabilidad y es responsabilidad de la sociedad alemana de mantener viva la memoria a los acontecimientos terribles, los crímenes perpetrados y de hacer todo lo posible para que nunca se repitan. Recordar estas pérdidas irrecuperables es conmemorarlo, es como podemos vivir esta responsabilidad que nos toca a todos”.

Luego, se refirió a la aparición de Adolf Hitler en Alemania: “Él tenía una respuesta simple. Es una pregunta muy compleja, hay varias razones. Por un lado, vivía en un tiempo de incertidumbre, de problemas económicos y políticos. Había muchos enemigos de la democracia dentro de la República. Era una democracia joven y que buscaba su camino. También estaba abierta la herida de la Primera Guerra Mundial y percibió la humillación de los vencedores. Todo esto le permitió a Hitler, con respuestas muy simples, muy radicales, ganar con una mayoría en las elecciones con su postura de que necesitamos ‘un hombre fuerte’ para arreglar todos estos problemas que tiene la sociedad. Son muy breves algunos aspectos que le permitieron a Hitler ascender al poder. Lo importante es no permitir a este tipo de personas asumir al poder nuevamente”.

“Vivimos en tiempos con muchos cambios y complicados. Hay muchas voces que dicen que estamos volviendo o viviendo nuevos tiempos como en fines de los años 20 e inicios de los años 30. Con todos los cambios e incertidumbres que vivimos y que vemos hoy, tanto políticos, económicos, la globalización, la digitalización y el cambio climático, por ejemplo, son todas amenazas o fenómenos que asustan a mucha gente. En estos tiempos siempre contiene peligro personas que ofrecen respuestas simples y simplistas, ganan territorio que hacen ruido y es muy preocupante lo que vemos en Europa con el auge en Alemania de lo que llamamos ‘Nueva Derecha’, con el populismo, y lo dijo la Canciller en el acto central de la conmemoración de los 80 años: ‘Es nuestra tarea de cada día y de cada uno y cada una de pensar, reflexionar y también accionar para que lo que fue posible hace 80 años no se repita’. Claramente vivimos en un momento de crisis y es aún más importante no conceder ni lugar ni discurso al radicalismo en cualquiera de sus formas”, aseveró Herrmann

Para finalizar, mencionó los actos que se están llevando a cabo en la Argentina por la Kristallnacht: “Es un hecho importante y acá estamos muy orgullosos y muy contentos de poder colaborar estrechamente con la comunidad judía en Argentina. Organizamos una proyección de película documental sobre uno de los fiscales de los Juicios de Nuremberg, un concierto de órgano en la Sinagoga de la Congregación Israelita de la República Argentina en el Templo de Libertad. Fue un evento muy especial porque en “La Noche de los Cristales Rotos” se incendiaron tantas Sinagogas, es decir, la mayoría de las Sinagogas en Alemania y también se destruyeron en esta ocasión muchos órganos que existían allí. Poder conmemorar este evento terrible con un concierto de órgano en una Sinagoga es algo muy especial, escalofriante y fuerte. Es muy conmovedor, muy emocionante con obras de compositores alemanes, argentinos, judíos, cristianos. Con el maestro Mario Videla el concierto para nosotros fue muy conmovedor y especial. También habrá una mesa redonda con el Embajador, que está organizado por el Centro Simón Wisenthal para el 22 de noviembre, donde también hablará de los Juicios de Nuremberg. Y el lunes se hará una limpieza de una placa conmemorativa que está en el Colegio Pestalozzi, como se hace los 9 de noviembre en toda Alemania, este tipo de placas se limpia en una vigía leve y de esta manera se conmemora a las personas que antes vivían en estas casas y fueron deportados o que huyeron. Es un evento muy conmovedor y estamos muy honrados de poder hacerlo en conjunto con la comunidad del Colegio Pestalozzi el lunes”.

Sin comentarios

Deje una respuesta