Sin ser país del G20, pero sí un aliado cada vez más estrecho del país, el gobierno de Israel y su poderoso arsenal cibernético y artificial serán pieza central de la seguridad de la cumbre que reunirá en Argentina a 10.000 personas entre el viernes 30 y el sábado 1 de diciembre. Entre ellos más de veinte presidentes y primer ministro de potencias y países emergentes, cuyas delegaciones, aviones y autos blindados empezarán a llegar días antes.

Recientemente, pasó desapercibido el anuncio en el boletín oficial la compra de un paquete de software de ciberdefensa y ciberseguridad a Israel por US$ 5,2 millones de dólares. Este estará destinado para evitar ataques terroristas en las redes pero también puede atacar, supo Clarín. Tiene capacidad para recolectar y procesar datos de redes sociales, puede acceder a bases de datos privados y públicos. Este estará a cargo del Ministerio de Defensa.

Por otra parte, el gobierno adquirió en Israel un sistema inhibidor de drones, que según aseguró el Director de Cooperación Internacional del ministerio de Seguridad, Gastón Schulmeister ya se usó con éxito” durante los recientes Juegos Olímpicos de la Juventud. De hecho, días después se pudo saber que había aparatos instalados en lugares estratégicos de la ciudad como el Teatro Colón. Y además, se adquirieron dos helicópteros de ultima generación para la Policía Federal H145 de la alemana Airbus que en principio serán utilizados para monitorear la ciudad.

La seguridad de la calle y de todos los perimetrales donde ocurran las reuniones del G20 y se alojen delegaciones y presidentes estarán a cargo del comando especial cuya cabeza, a la hora de tomar decisiones serán el presidente Mauricio Macri y la ministra Patricia Bullrich.

Clarín

Sin comentarios

Deje una respuesta