Fabián Rosenberg, argentino que vive en Beer Sheva desde 1981, dialogó en exclusiva en Vis á Vis por Radio El Mundo AM 1070 sobre la situación que se está viviendo en la frontera entre Israel y la Franja de Gaza.

“Se está viviendo una incertidumbre total por lo que está pasando. Por un lado están tirando cohetes desde la Franja de Gaza para el lado de Israel. En esta vuelta todavía no han llegado a Beer Sheva que es donde yo vivo, pero están amenazando en que van a llegar ahí, a Ashdod y más lejos si tenés en cuenta el mapa de Israel. Más lejos de Ashdod significa que también van a llegar a Tel Aviv. Por ahora solamente son amenazas. Por un lado siguen bombardeando los pueblos que están en el límite con la Franja de Gaza y por otro lado dicen en la TV que están sonando las sirenas en la zona. Están intentando, en Noruega con Egipto y delegados de las Naciones Unidas, llegar a un acuerdo para firmar un tratado y de esa forma lograr que se tranquilice todo y, al mismo tiempo, Israel está moviendo fuerzas en la zona del territorio y se están preparando para un operativo más grande de lo que se está haciendo hasta ahora”, aseguró el olim argentino.

¿Cómo es un día como hoy en tu familia? ¿Están alertas y conectados por celular?

“Hoy en día hay mucha tecnología. Hay celulares, computadoras e inclusive en la televisión misma cuando estás mirando un programa de repente te aparece un cartelito y te dice a dónde están sonando las sirenas en ese momento. En otras épocas, más alejadas, sonaban las sirenas y no sabías de dónde venían. Te asustabas y te sorprenderías. Sabemos qué está pasando. Están amenazando y pueden llegar en cualquier momento. Hay que estar más preparado para eso. De cualquier manera todavía no es nada muy agradable de repente escuchar las sirenas y saber que en cualquier momento pueden caer un cohete o un misil en los alrededores de tu casa. No es muy lindo. Me pasó en guerras anteriores hace 4 años. Por ejemplo en la casa donde vivía cayó en el patio uno de los cohetes que tiraron del lado de Gaza. No es muy agradable el tema, pero al mismo tiempo no nos sorprenden ya que estamos preparados para eso y vivimos así”.

Sí vos salís a la calle, a la zona céntrica donde la gente se mueve habitualmente, ¿cómo es el panorama?    

“La vida sigue normal. Se vive una vida totalmente normal en las calles. Por supuesto que hay momentos, como ayer por ejemplo que desde el momento que avisaron que en Beer Sheva hay que estar bien preparado, la gente se prepara un poco más y quieren llegar cuanto antes a sus casas y estar con su familia. Era una hora crítica, porque eran las 17hs  que es el momento en el que todos terminan de trabajar y quieren llegar rápido a sus casas y por supuesto que hay más tráfico. Por lo general la vida es totalmente normal. Cuando estamos en épocas totalmente de guerra, y cuando nos atacan como lo que nos pasó en 2014, las calles están más vacías y por supuesto que no hay clases. Como por ejemplo hoy por lo que avisó el ejército acerca de que Beer Sheva tiene que estar preparada. Anularon todas las clases en los colegios y jardines de la ciudad. Esas son cosas que se viven en la calle y se sienten”.

¿Hay llamados de convocatoria a los reservistas?

“La gente que llaman para presentarse es gente que está preparada. La gente que saben que tienen que ir al frente y poner el hombro en estas cosas saben que los van a llamar. Todavía en este momento no hay una decisión exacta sobre cuál será la medida que se va a tomar en esta vuelta si se sigue, si se va a entrar, si se va a hacer un operativo o si van a dejar las cosas como están. Todavía no lo tengo claro, pero si llegaron a llamar gente de reserva, la gente esta preparada y está esperando que la llamen”.

¿Cuál es el verdadero sentimiento de la gente sabiendo que si Israel toma una decisión esto se podría terminar en poco tiempo?

“La cosa está muy compartida. Por supuesto todos creemos que hay que terminar con esto y no se puede estar viviendo de esta manera en las que cada dos semanas estamos en un momento así en el que de repente nos mandan una tonada de misiles. Israel, de acuerdo a lo que parece de acá, no hace nada, pero sí responde a las cosas. Por otro lado, hay intereses del lado de Israel ya que estamos a un año de las elecciones, hay intereses del Primer Ministro y de los otros partidos. Por un lado queremos terminar y que entre el ejército, que barra todo y que se termine de una vez por todas con esto. Por otro lado hay que tener en cuenta que si Israel entra también tiene consecuencias. Es casi imposible que se entre y se armen operativos. Las víctimas son soldados, son chicos. Está muy dividida la cosa. El precio que hay que pagar para eso es demasiado caro”.

Sin comentarios

Deje una respuesta