Terminaron hoy los alegatos en el juicio por el encubrimiento del atentado a la AMIA. Con la presentación de la defensa del imputado Beraja, el Tribunal Oral Federal 2 cerró esta etapa del juicio y la semana que viene comienzan las réplicas de cada parte, las cuales, ya anticipó el presidente del tribunal, estarán restringidas en cuanto a temas y duración.

Con fuertes críticas a los jueces que llevaron a cabo el juicio por el atentado a la AMIA (2001-2004), declaró nula la investigación del ex juez Galeano, absolvió a los policías bonaerenses y pidió se investigara el encubrimiento, la abogada defensora del ex presidente de la DAIA Rubén Beraja expuso hoy su alegato final.

Si una persona que desconoce completamente la causa amia y su encubrimiento hubiese entrado a la sala de audiencias en esta jornada, hubiese pensado que los acusados en el juicio son los familiares de Memoria Activa y los ya retirados jueces Pons, Larrambebere y Gordo, quienes integraron el TOF 3 en el debate oral y público por el atentado, y no el ex juez Galeano, Menem, Anzorreguy, los ex fiscales, Beraja y otros que participaron de una investigación cuyo único fin pareció ser sellar la impunidad en el caso AMIA.

La defensa desarrolló durante todo el día un análisis muy crítico primero de la sentencia del TOF 3, la cual fue casi en su totalidad confirmada por la Corte Suprema de Justicia, y en particular sobre los jueces que ordenaron se investigara el encubrimiento. Y, en segundo lugar, atacó ininterrumpidamente a la querella de Memoria Activa por su actuación tanto en la causa principal como en la causa encubrimiento.

Los jueces son culpables

“El tribunal nunca estuvo a la altura de las circunstancias de la causa que estaban investigando”, repitió en varios momentos la abogada Valeria Corbacho.

Al comienzo, señaló que carecía de sentido la sentencia emitida en 2004 ya que, según su lectura, primero declararon nula la causa instruida por Juan José Galeano y luego explicaron la prueba. Insinuó a su vez que el fallo estuvo motivado por intereses políticos del momento.

“Declararon nula la prueba y después la valoraron. ¿Entonces dejó de ser nula? Es raro. ¿Para qué se gastaron en escribir 5 mil fojas si la postura la plantearon desde el principio?”, dijo y siguió: “¿Por qué esperaron a la sentencia para decir que Galeano debió ser apartado cuando se hizo público el video? ¿o no se animaban en ese momento o tuvieron que esperar al cambio de gobierno, como esperaron la defensa y alguna (parte) acusadora?”.

Acto seguido y, como si semejante acusación contra jueces de un tribunal oral fuera poco, sin animarse a decir con todas las letras “Memoria Activa”, la abogada sumó a su polémica denuncia que el TOF armó su sentencia “cuando Zuppi estaba con (el por siete días presidente) Rodríguez Saá”, en referencia al abogado de Memoria Activa en ese entonces, Alberto Zuppi.

“Es evidente -continuó con dureza- que Gordo Larrambebere y Pons han confundido su rol de juzgadores con el de parte y su imparcialidad se vio claramente afectada. Los estándares internacionales no fueron aplicados durante el desarrollo del debate ni en los fundamentos de la sentencia”.

Interesante sería saber si, de no contentarse con la sentencia de este Tribunal Oral Federal 2 del juicio por encubrimiento, la defensora de Beraja aplicaría una embestida semejante contra Gorini, Perilli y Costabel, magistrados a cargo de este debate oral y público.

Agresiones a los familiares

En la misma línea de críticas, agresiones y acusaciones que caracterizó la jornada, la defensa también cargó fuertemente contra Memoria Activa e hizo un raconto de diversas medidas, que calificó como “patéticas”, pedidas durante la investigación de la causa por la querella, cuyos integrantes (los familiares) supuestamente mintieron y mienten en sus denuncias motivados quién sabe por qué.

Como si los familiares de las víctimas hubiesen participado de la causa AMIA por puro ocio y placer deseosos, además, de gastar grandes cantidades de dinero en abogados e insumos.

Esto último respecto a una insólita y agresiva crítica a Memoria Activa citando supuestos pedidos al juzgado que -según la defensa de Beraja- “tenían el propósito de ahorrarle a la querella dinero en fotocopias y trabajo”.

Sumado a esto, Corbacho volvió a defender a Galeano, tal como lo hizo toda la audiencia pasada, diciendo que “la causa estuvo a disposición de las partes” en contra de lo denunciado por los familiares de las víctimas, quienes, nuevamente al parecer tenían tiempo de sobra y ganas de mentir.

Las provocaciones a los familiares continuaron toda la tarde por lo que surge el interrogante de por qué razón la defensa de Rubén Beraja necesita tomar dicha actitud para defender al ex DAIA en este juicio, en el que está acusado de participar del delito de peculado.

La mención a dicha acusación llegó aunque de manera breve al final del descargo cuando la letrada pidió la absolución con costa a los acusadores para su defendido en base a que Beraja fue un “símbolo de la lucha en la causa AMIA”. Resulta, por lo tanto, “imposible” a partir solamente de su relación con el ex juez e intervenciones en la investigación “inferir que él pudiera haber podido determinar a Telleldín para que incrimine a personas inocentes”.

Pedidos finales

Al finalizar la audiencia, los jueces hicieron lugar a un pedido de Carlos Menem para que se le permita viajar a Chile “por razones humanitarias” dados los problemas de salud de su hijo.

Memoria Activa

Sin comentarios

Deje una respuesta