La voz de los sobrevivientes. Por Dr. José Milmaniene

La voz de los sobrevivientes. Por Dr. José Milmaniene

El retorno de los sobrevivientes  de los campos de exterminio  nos confrontó  con seres humanos que habían sido forzados a atravesar el  límite de lo humano, dado que padecieron las peores mortificaciones  y suplicios, inimaginables antes de su siniestra consumación por la letal  maquinaria del nazismo.

Los judíos hundidos en la nada – privados de la dignidad del Nombre y sin el horizonte de la esperanza- padecieron durante la Shoá el terror anonadante de la extrema vulnerabilidad e indefensión.

Finalizada la guerra, la humanidad se  enfrentó con  cuerpos  desnudos y ateridos, de hombres, mujeres y niños   hambrientos y sedientos, mortificados  y debilitados por la violencia y expuestos a todas las humillaciones y arbitrariedades de un poder sádico, que sólo perseguía el sufrimiento  inútil previo al exterminio en las cámaras de gas.

Finalmente, los judíos que sobrevivieron a tamaña cosificación – arrojados del nombre  al  número como si fueran objetos descartables-  lograron reconstruir sus  vidas, y muchos de ellos optaron asimismo por narrar su traumática historia.

Los numerosos libros autobiográficos de los sobrevivientes, que se vienen editando en los últimos años,  no sólo configuran un modo privilegiado de dejar testimonio de  la Shoá, sino que operan como un potente efecto de transmisión ética, dado que “dejan hablar al sufrimiento”, que es condición de toda verdad, tal como sostiene Reyes Mate.

La lectura de estos valorados textos nos conmina no sólo a no olvidar  la barbarie, sino que también y esencialmente a tomar conciencia de que aún las experiencias límites como la Shoá,  no han logrado impedir que los libros  sigan iluminado la dignidad del Nombre, de generación en generación.

Por Dr. José Milmaniene
Médico psiquiatra y psicoanalista.
Miembro titular en función didáctica y Profesor del Instituto del Psicoanálisis de la Asociación Psicoanalítica Argentina.
Otra de sus obras publicadas son “La Función Paterna” y “Arte y Psicoanálisis”

Sin comentarios

Deje una respuesta