Los diarios personales. Por Prof. Nora Avruj

Los diarios personales, por tratarse de producciones genuinas nos acercan a las personas reales, a sus vidas plenas de deseos, sueños y a su padecimiento. Son registros íntimos que nos permiten conocer el mundo que les tocó vivir, escribir era una forma de escapar del presente y proyectar un futuro incierto.

Quisiera referirme en esta oportunidad a los diarios escritos por los niños que  aportan una mirada inocente y esperanzada (en algunos casos) en medio del horror. Uno de los más conocidos es el Diario de Ana Frank, el relato de una adolescente que cuenta tan sólo con 13 años de edad, su relato es simple, los sentimientos encontrados, las disputas familiares, las dificultades de la convivencia  y el despertar del amor.

«Créeme, cuando llevas un año y medio de encierro,
un día más te parece demasiado.
A pesar de las justificaciones o la gratitud, los sentimientos
no se dejan reprimir. Andar en bicicleta, bailar, silbar,
mirar al mundo, sentirme joven, saber que soy libre.
Eso es lo que anhelo…»

Otra realidad dentro de la misma tragedia es el diario de David Rubinovich, encontrado en 1959 en el basurero de un granero.

David era un adolescente de 12 años en la Polonia ocupada por los nazis, en su diario describe todo lo que ve y los sentimientos que le despiertan el terrible espectáculo de los hombres acosados, perseguidos y torturados por el sólo hecho de ser judíos.

«No tengo aliento para nada pensando cuántas guerras hay en el mundo, a cuánta gente matan todos los días las balas, los gases, las bombas, las epidemias y todos los otros enemigos de la humanidad»

En 1942 él mismo fue llevado junto a su familia a las cámaras de gas en Treblinka.

Petr Ginz comenzó a escribir a los 13 años, dejó de hacerlo poco antes de ser deportado a Terezín, contaba entonces con tan sólo 14 años. Sus diarios fueron encontrados en el año 2003 en un viejo edificio de Praga.

Entre los 8 y los 14 años escribió 5 novelas, admiraba a Julio Verne, era muy creativo y estaba dotado de una gran fantasía para la narrativa.

Petr expone los hechos de manera precisa, sin expresar sus sentimientos, sin manifestar preocupación , miedo ni odio., era un excelente dibujante y fabricó sus propios cuadernos ya que los judíos no tenían permitido comprarlos.

«Y si quieres disfrutar del mundo
mejor es que vayas al cementerio,
ponte elegante para ver las tumbas
y aprovecha para respirar aire puro allí,
ya que no puedes entrar en ningún otro jardín».
Prof. Nora Avruj
Profesora en Ciencias Judaicas especializada en Historia.
Egresada de la Escuela Internacional para el Estudio del Holocausto en Yad Vashem (Formador de Formadores en el estudio de la Shoá).
Técnica en Programación Neurolinguística
Docente del staff del Departamento de Cultura de AMIA.
Coordinadora de adultos mayores perteneciente a la Red de Tercera Edad de AMIA.
Docente del área de talleres Memoria, Literatura e Historia  perteneciente a la Subsecretaría de Tercera Edad del Gobierno de la Ciudad.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here