Carlos Susevich: «En el fondo de mi corazón pienso que no va a haber justicia»

22 AÑOS DEL ATENTADO CONTRA LA EMBAJADA DE ISRAEL – Carlos Susevich, padre de Liliana Susevich de Levinson quien falleció en la explosión de la sede diplomática en 1992, dialogó con VIS A VIS y resaltó la falta investigación en la causa que aún continúa abierta. Además, expresó el dolor que siente en un nuevo aniversario del atentado.

– A 22 años del ataque a la Embajada ¿Qué le pasa por su interior?

Me vienen los recuerdos que lamentablemente no son nada agradables que me hacen reflexionar y pensar por qué a esta altura no tenemos ni investigación, ni detenidos, ni procesados a los autores.

– ¿Porqué creé que la justicia no avanzó en la causa?

Fue por falta de interés en la justicia, en la gente que en el momento del atentado no tomo interés como correspondía para llegar a los culpables, y debido a las investigaciones que se estaban haciendo con fines espurios, y que lógicamente condujeron a una vía muerta.

– ¿Continúa pensando que el ataque lo perpetró un grupo de carapintadas?

Tengo mis dudas respecto a eso. Lamentablemente no tengo pruebas para afirmar, no que lo perpetraron ellos, sino que complementaron la logística para que otros entrenados para ellos pudieran perpetrarlo.

– ¿Cómo está la causa en este momento?

Yo tengo contacto con un grupo de familiares y con algunos de los integrantes de la Corte Suprema de Justicia; con el doctora Carmen María de Argibay, Eugenio Zaffaroni y Enrique Petracchi. La causa está abierta y hay puntas que no se investigaron e indiscutiblemente quedan pruebas. No hay crimen perfecto en la vida.

– ¿Cómo es la relación que tienen los familiares con el Gobierno Nacional?

La relación con el Gobierno Nacional es muy buena. Es el único gobierno que nos atendió y nos acompañó. La presidenta Cristina Kirchner elevó al Parlamento el proyecto de «Ley de Reparación», tal es así que se ha cumplido el 90% de las reparaciones financieras a los familiares de las víctimas, como ha heridos de distinto tipo de gravedad.

– ¿Cómo hace para mantener viva la memoria de su hija y continuar su vida?

Hago un esfuerzo muy extraordinario porque estoy a ocho días de cumplir 90 años de edad. Me cuesta un poco seguir manteniendo la fuerza, ya que los años pesan sobre los hombros y hacen su trabajo. Pero todavía tengo la fuerza necesaria para seguir manteniéndome en pie.

– ¿Considera que en algún momento va a haber justicia?

En el fondo de mi corazón pienso que no, pero nunca pierdo la esperanza que por alguna razón o algún quiebre de un culpable de algún intermediario, alguna vez podamos saber algo de la verdadera justicia.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here