Claudio Avruj: »Es saldar una deuda con los sobrevivientes, y perpetuar la memoria de la tragedia de la Shoá»

Claudio Avruj, presidente del Museo del Holocausto de Argentina y Subsecretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, dialogó con VIS A VIS sobre el anuncio del próximo jueves de la construcción del monumento en recordación de la Shoá que será emplazado en la Plaza de la Shoá en el Paseo de la Infanta. «Es saldar una deuda pendiente con los sobrevivientes», reconoció.

«Es una enorme satisfacción para el Museo que estuvo bregando junto con la DAIA por este monumento durante casi 20 años, y es una alegría para la comunidad judía, y es saldar una deuda pendiente con los sobrevivientes, que es perpetuar para los tiempos venideros la memoria de la tragedia de la Shoá», destacó el titular del Museo del Holocasuto.

Al preguntarle sobre la importancia del monumento, resaltó que «esto se va a convertir en un lugar natural de visita para los turistas, para actos y homenajes, y lo fundamental es el reconocimiento de la Ciudad de Buenos Aires y Argentina que ratifica la existencia de la Shoá por lo que está dando una respuesta enorme a todos los negadores». A su vez, explicó que «es el reconocimiento de un valor singular ya que Argentina fue el país que más sobrevivientes recibió después de la Shoá; aquí pudieron rehacer sus vidas, y hoy la comunidad judía es la más grande del continente y que la Ciudad tenga hoy este monumento es un motivo de orgullo».

«Tuvieron que pasar 20 años desde la aprobación de la ley que motiva la construcción del monumento que fue inspirada y llevada a cabo por el diputado chaqueño Claudio Mendoza -destacó Avruj-. La DAIA, y a mi tocó actuar como Director Ejecutivo junto con distintos presidentes y con el Museo del Holocausto, peregrinamos durante muchísimos años hasta que finalmente en el año 99 se reglamentó la ley».

Al preguntarle el motivo de tantos años de demora, quien se desempeña como Subsecretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires enumeró los acontecimientos: «En el país han pasado situaciones políticas y crisis, primero hubo un error porque no se podía permitir el emplazamiento en la Plaza de los Dos Congresos y era la Ciudad la que tenía que determinar en qué lugar». Luego, explicó que primero hubo que lograr «la sanción de la ley de la Plaza de la Shoá», y que «en 2009 con el ingeniero Macri (de Jefe de Gobierno) volver a llevar a cabo la Plaza de la Shoá». Luego, «el jurado, el cual yo integro por el Gobierno de la Ciudad y el Museo del Holocausto, determinó hace 4 años que la escultura del arquitecto Nilsen es la que tiene que montarse».

«Creo que se dieron situaciones de crisis y de desidia en muchos momentos. Lo que si hay que destacar que la comunidad judía en estos 20 años en ningún momento cejó en su reclamo y su exigencia. Esto es una nota importantísima para el país ante todo el mundo, y para la comunidad es un triunfo, porque es un monumento para toda la sociedad», resaltó.

Por último, Claudio Avruj reconoció que «es el sueño de muchos sobrevivientes ver emplazado este monumento y puedo dar fe de la angustia y de la tristeza de muchos, y otros tantos que desde la aprobación de la ley hasta hoy se fueron y no pudieron ver el sueño cumplido. Así que el anuncio es una buena noticia para todos».

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here