Obama recuerda a los judíos muertos en el ataque racista en Kansas

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, recordó este lunes a las víctimas del ataque racista de este domingo contra dos centros judíos de Kansas City durante su desayuno de Pascua, y lamentó que en estos días sagrados para muchos se haya instalado el miedo entre las comunidades religiosas a raíz del incidente.

Aunque aún se desconocen los detalles y hay una investigación abierta, un hombre de unos 70 años que ha sido identificado como un supremacista blanco, antiguo miembro del Ku Klux Klan, abrió fuego en la tarde de este domingo en dos instalaciones judías, causando la muerte a tres personas.

Las víctimas fueron dos hombres, un abuelo y su nieto adolescente, que recibieron impactos de bala en un centro comunitario judío, y una mujer que fue asesinada en un centro residencial para retirados, también de esa confesión.

«Que esto ocurriera ahora, cuando los judíos estaban preparándose para celebrar la Pascua y los cristianos su Domingo de Ramos, hace que esta tragedia sea aún más dolorosa. Y hoy, cuando comienza la Pascua, vemos que un número de sinagogas y centros comunitarios judíos están tomando precauciones extras de seguridad», dijo Obama.

«Nadie debería tener que preocuparse por su seguridad cuando se reúne con sus hermanos en la fe», agregó el presidente en el acto celebrado en la Casa Blanca.

Obama reiteró que nadie debería temer por su integridad física mientras está dedicado a sus oraciones y reiteró que su Gobierno proporcionará toda la ayuda necesaria para apoyar la investigación.

«Como estadounidenses (…) tenemos que estar unidos contra este tipo de violencia terrible, que no tiene lugar en nuestra sociedad. Y tenemos que seguir uniéndonos a través de las religiones para combatir la ignorancia y la intolerancia, incluido el antisemitismo, que puede llevar al odio y a la violencia, porque todos somos hijos de Dios», insistió durante la ceremonia.

El mandatario estadounidense reconoció que durante esta Semana Santa el pueblo estadounidense también vivirá el dolor de la pérdida, el pecado y la tragedia que hay en el mundo, pero advirtió, por otra parte, que además está «abrumado por la gracia de un Dios maravilloso».

Durante su intervención, Obama se refirió a su reciente encuentro con el papa Francisco, de quien destacó su sensibilidad con los más pobres y su «mensaje de justicia e inclusión.

«Él nos implora que veamos la dignidad inherente a cada ser humano. Pero también con sus actos, sencillos pero profundos, abrazando a un hombre sin hogar o lavando los pies de alguien que simplemente acaba de pasar por la calle», agregó.

«Nos recuerda que todos nosotros, sin importar nuestro credo, tenemos la obligación de vivir con rectitud y que todos tenemos la obligación de vivir con humildad, porque eso es, de hecho, el ejemplo que debemos seguir», añadió.

REFUERZAN SEGURIDAD EN SINAGOGAS

Por su parte, el Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) reforzó hoy la seguridad en las sinagogas de la ciudad tras los ataques del domingo en dos centros judíos de Kansas City (Kansas, Estados Unidos) y con motivo esta noche del inicio de la pascua.

«El NYPD está tomando todas las medidas para asegurar la seguridad de personas e instituciones judías con motivo del comienzo de la pascua», explicó en un comunicado el alcalde Bill de Blasio.

El área de Nueva York cuenta con la mayor comunidad de judíos fuera de Israel y multitud de sinagogas en toda la ciudad.

El domingo, tres personas murieron en Kansas City después de que un hombre abriera fuego en un centro comunitario judío y una residencia para la tercera edad de la misma religión.

La Policía arrestó posteriormente al supuesto autor de los disparos, identificado por los medios estadounidenses como Frazier Glenn Cross, un antiguo miembro del Ku Klux Klan de 73 años.

El FBI está asistiendo a la Policía local en su investigación, que buscará determinar si se trató de un crimen de odio.

Las víctimas fueron dos hombres que recibieron impactos de bala en el centro comunitario y murieron por sus heridas, uno de ellos en el hospital, y una mujer que fue asesinada en el centro residencial, informaron fuentes policiales en una conferencia de prensa.

Los dos hombres eran un niño de 14 años y su abuelo, según dijo al diario Kansas City Star Cathy Bien, portavoz de la Iglesia Metodista Unida de la Resurrección en la localidad de Leawood, a la que supuestamente asistían los dos fallecidos, si bien la Policía no ha confirmado ese dato.

El sospechoso, que usó una escopeta para el crimen, fue arrestado a alrededor de una milla de distancia de la residencia para ancianos, y, de acuerdo con varios testigos, gritó «Heil Hitler» cuando las autoridades se lo llevaban.

En su comunicado, De Blasio trasladó las condolencias de Nueva York a las víctimas, a sus familias y a toda la comunidad judía.

(AAE/EFE – Foto: Reuters)

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here