Acto de la juventud judía por los 20 años del atentado contra la AMIA

La Mesa de Juventudes de la comunidad y el Departamento de Juventud de la AMIA organizaron en la calle Pasteur, entre Tucumán y Viamonte el acto conmemorativo del atentado a la AMIA de los jóvenes de la comunidad judía, que se viene llevando a cabo desde hace años la noche del 17 de julio.

Nuevos carteles con los nombre de las víctimas del atentado
Previo al inicio del acto familiares y amigos de las víctimas del atentado, especialmente integrantes de la agrupación de familiares 18J terminaron de pintar los nuevos carteles de chapa, que con pintura blanca sobre fondo negro, tienen pintados la totalidad de los nombres de las víctimas del atentado a la AMIA, reemplazando a los que ya estaban bastante deteriorados por el paso del tiempo.

Souvenirs
En el ingreso a la cuadra donde se realizó el acto se entregaba a los asistentes a) un sobre conteniendo semillas cuyo título era “Sembrá vida” que reproducía el cartel colocado sobre el escenario que luego de una figura con forma de árbol en donde el follaje partiendo de “1 julio más” recordaba a las 85 víctimas y el reclamo de justicia y en las raíces tenía escritor “Crecí en impunidad – 20 años pidiendo justicia; b) un adhesivo con teléfonos útiles y un objeto, que forma parte de los que AMIA confecciona cada año como “objetos por la memoria”, que dice en su tapa “¡Cuánto cambiaste en 20 años? Y en su interior contenía un espejo y la leyenda “soo la impunidad se mantuvo inalterable—20º Aniversario del Atentado a al AMIA (1994-2014)

El acto que tuvo el lema “Nací en la impunidad” contó con la conducción de Malena Guinzburg y se inició con la lectura de una serie de hechos que cambiaron en los últimos 20 años señalando que en la Causa Amia nada cambio.

Luego se pasó a la colocación de los nuevos carteles en el frente del edificio de la AMIA, para después realizar la interpretación de una canción mientras un conjunto de baile moderno representaba una coreografía alusiva.

Acto seguido se pudo escuchar el testimonio de Martín Seefeld, quien contó que el 17 de julio de 1994 vio junto con Fabián Schalid la final del partido del Campeonato Mundial de Fútbol, donde quien sería una de las 85 víctimas fatales le dio inesperadamente un fuerte beso; como enterado del atentado durante 7 días formó parte de quienes estuvieron removiendo escombros buscando los cuerpos de los fallecidos y que a pedido del padre de Fabián, fue el que lo reconoció en la Morgue.

Tras la palabra de Martín se proyectó un video mostrando distintos atentados ocurridos luego de de la AMIA y los castigos judiciales aplicados a sus autores, resaltando que en el caso de la AMIA eso no ocurrió.

Luego se pudo escuchar el mensaje de Diego Chulak, en representación de los jóvenes. A continuación sus palabras:

«Nací en la impunidad, crecí en la impunidad. Quien les habla hoy es alguien que creció en impunidad. Alguien que aprendió a recordar el 18 de julio desde el jardín de infantes. Alguien que desde la primaria busca un significado para la palabra memoria. Alguien que conoce este edificio con chapas con nombres pintados con la tinta del terror y la injusticia. Alguien que cuando pasa por la esquina de Pasteur y Tucumán ve árboles sembrados para recordar las 85 vidas perdidas en un impune acto terrorista. Si me preguntas por la justicia, no sé qué contestar. Desde que nací ya pasaron 5 mundiales, 8 presidentes que prometieron justicia, dos jueces, dos fiscales. Dos causas; una por un atentado terrorista a la AMIA y otra por un atentado a la justicia; el encubrimiento de la causa en el cual participaron un ex presidente, jueces federales y hasta autoridades comunitarias.  ¿Qué es la justicia? No sé. Año a año escucho “justicia, justicia perseguirás”. Lamentablemente  yo, que nací en impunidad, no sé qué es la justicia. Hoy los pilotes se visten de árboles, son parte de nuestra naturaleza. Es parte de nuestra normalidad escondernos detrás de bloques de cemento que nos protegen.  ¿Hasta qué punto la protección no se convierte en aislamiento? ¿Por qué será que después de 20 años de impunidad nos seguimos sintiendo amenazados? ¿Tendrá que ver con que nos falta la justicia? . Esta juventud no quiere que la impunidad sea parte suya. Esta juventud quiere que todas la víctimas de los atentados descansen en paz. Esta juventud quiere ser la juventud que creció en impunidad pero que encontró la justicia».

Después se realizó un minuto de silencio en homenaje a las 85 víctimas fatales; lectura de los nombres; pronunciación de la oración tradicional judía “Kel Male Rajamín” especial para este tipo de ceremonia. Mientras tanto se prendían 85 velas de Izkor al pie del escenario.

Fabio Sapolnik, de origen brasileño, representante de la juventud del Congreso Judío Latinoamericano explica que antes del inicio del último Mundial de Fútbol solicitaron a la FIFA que en el partido a disputarse entre Argentina e Irán se hiciera un minuto de silencio en homenaje a las víctimas, y que la FIFA rechazo, ante lo que ellos lo llevaron a cabo, luego de lo cual se proyecta un video mostrando esa acción en cada una de las sedes en donde se disputaron partidos.

Para terminar se interpretó una canción, para cerrar el acto con la palabra de Demián Stratievsky, secretario del Departamento de Juventud de la AMIA: «Yo puedo decir, como la mayoría de ustedes, que crecí en impunidad. Me entere de la explosión de la AMIA en el shule, y desde entonces nada fue igual.Algunos de mis compañeros se cambiaron de colegio. Los que quedamos empezamos a tener continuos simulacros y evacuaciones, y a percibir en los adultos un temor permanente de inseguridad. Los que nacieron después del atentado conocieron una comunidad judía diferente con seguridad extra, con miedo y entre los pilotes. “¿Podrá ser que este sea el último reclamo de justicia? ¿Qué finalmente nuestra justicia pueda asumir la responsabilidad ineludible e intransferible que le corresponde? Hace un rato vimos en el video otros atentado en el mundo que fueron investigados y esclarecidos sin embargo, de la investigación de la causa AMIA que se reabrió en 2009, no surgió un solo imputado nuevo, ni una pista nueva sobre la conexión local. Nuestro Gobierno debe cesar en sus intentos de negociar con terroristas, desde un principio dijimos que el Memorándum con Irán era inconstitucional, que era un pacto de impunidad con los asesinos, con los autores intelectuales y materiales del atentado. Y así fue declarado por la Sala uno de la Cámara Nacional en lo criminal y Correccional Federal. El atentado a la AMIA debe ser considerado un delito de lesa humanidad porque fue por razones étnicas y religiosas. No debemos permitir que un crimen contra la humanidad quede impune: por eso solicitamos se permita el juzgamiento en ausencia de los imputados. Este año la AMIA cumple 120 años, festejo que se ve empañado por la tragedia, por el dolor y por los que no están y no pueden acompañarnos. Por la impotencia de toda una comunidad y un país por el reclamo no atendido de justicia. Es nuestro deber como jóvenes continuar con el legado de hacer memoria y exigir justicia. Tarea incansable que estamos dispuesto a hacer y a seguir trasmitiendo. Es nuestra tarea como jóvenes definir qué mundo queremos: uno de odio y violencia, o uno de paz y respeto por la diversidad. Seguiremos trabajando para que podamos vivir en una sociedad mejor. No quiero finalizar sin antes expresar nuestra solidaridad con Israel, y con el pueblo palestino con la esperanza de llegar a una paz duradera  en el Medio Oriente, libre de organizaciones terroristas que impiden el diálogo y sólo siembran odio e intolerancia. A 20 años, los jóvenes sembramos memoria, y seguimos pidiendo justicia».

Cabe destacar al importante convocatoria que tuvo el evento, entre ellos un gran número de jóvenes, algunos familiares de las víctimas, y dirigentes comunitarios tales como Pablo Reisman, Mario Sobol, Danny Lew, Eduardo Chernizki, Benny Schneid, Alejandro Melincovsky.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here