Aún no lograron identificar a la mujer que apareció carbonizada frente al edificio de Nisman

El pasado feriado del 16 de febrero se registró el macabro hallazgo de un cuerpo quemado frente al edificio donde vivía Alberto Nisman en Puerto Madero. El cadáver fue encontrado junto a una subestación eléctrica en la plaza que está a metros de las torres Le Parc casi un mes después de la extraña muerte del fiscal del caso AMIA.

Tras varias semanas es muy poco lo que se sabe de lo ocurrido. Todavía no se pudo saber si el cadáver corresponde a un hombre o a una mujer ni si se trató de un homicidio o de un suicidio. Aunque los médicos que atendieron el llamado informaron que se trató de una electrocución, los policías que custodiaron el lugar del hecho reconocieron que junto al cuerpo se encontraron un bidón de nafta y una botella de alcohol etílico.

Por el momento, nadie reclamó el cuerpo carbonizado. Si bien trascendió la versión de que la víctima sería una mujer que trabajaba en la ex SIDE y que habría colaborado con Nisman, la policía no encontró ningún elemento que sirviera para confirmar el hecho. La causa judicial es investigada por la fiscal Graciela Bugeiro. En los envases hallados en el lugar no se registraron huellas, lo que indicaría la posibilidad de que quien los tocó, empleó guantes.

Lo cierto es que los peritos del Equipo Argentino de Antropología Forense no pudieron determinar todavía si la víctima estaba viva o muerta antes de ser consumida por el fuego. Prácticamente no quedaron rastros para analizar y establecer qué sucedió será muy difícil. En el lugar no hay cámaras de seguridad, hay poca iluminación y la plaza se caracteriza por una gran presencia de árboles, lo que dificulta la visualización en horas de la noche, que es cuando se habría producido la muerte.

En un comunicado difundido el 13 de este mes, la fiscal Bugeiro indicó que tras «los resultados de la autopsia practicada por el Cuerpo Médico Forense y el estudio realizado por el Equipo Argentino de Antropología Forense se concluyó que el cuerpo correspondía a una mujer de entre 40 y 50 años, y que su altura era de entre 1,52 y 1,60 metros. Según fuentes policiales reseñadas por el diario La Nación, «el cuerpo estaba tan carbonizado que resultaba imposible determinar si correspondía a una mujer o a un hombre».

Para tratar de identificar el cuerpo, la fiscal Bugeiro solicitó «un listado de personas desaparecidas que se ajusten a los parámetros del cuerpo hallado, según los estudios del cuerpo de antropología forense». Una sombra de 2,70 por 0,90 metros es lo que quedó del cuerpo de la persona carbonizada en la plaza de Puerto Madero y por ahora es un misterio.

Fuente: Página web Infobae

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here