Un avión ruso de la Fuerza Aérea iraquí bombardeó Bagdad por error y causó siete muertos

Las autoridades dijeron que se trató de «un problema técnico» en uno de los Sukhoi Su25 que le adquirieron a Moscú en 2014 para luchar contra los yihadistas del Estado Islámico.

«Una de las bombas se atascó debido a un problema técnico y durante el regreso del aparato a la base cayó sobre tres viviendas en Bagdad Jadida», informó el portavoz general de brigada Saad Maan en un comunicado.

El avión Sukhoi regresaba después de realizar un bombardeo cuando se produjo el accidente, añadió Maan.

Los responsables dijeron que el estallido, que ocurrió cerca de la base aérea de Rasheed, también hirió a 11 personas.

Irak recibió 25 aviones Sukhoi Su-25 de Rusia e Irán el año pasado, con el objetivo de impulsar sus fuerzas de combate contra el grupo Estado Islámico, que controla vastos territorios del país.

Aunque los Su-25 son aviones robustos diseñados para misiones de ataque, la flota de Irak es antigua y ha sido muy utilizada en la batalla contra los yihadistas. Los Estados Unidos acordaron una venta de 36 F-16 a Irak, pero aún no han sido entregados.