Alemana acusada de terrorismo neonazi reconoce haber seguido «ideario nacionalista».

La única superviviente del trío ultraderechista alemán acusado del asesinato de nueve extranjeros y una policía reconoció hoy, en su primera declaración hablada en tres años de juicio, haber seguido antes «un ideario nacionalista».

Beate Zschäpe leyó hoy en alto ante la audiencia territorial de Múnich (sur de Alemania) una breve declaración en la que indicó que en el pasado se identificó temporalmente «con partes del ideario nacionalista», tesis que ya no comparte.

«Hoy juzgo a las personas no por su procedencia o posiciones políticas, sino por su conducta», explicó la única miembro con vida de «Clandestinidad Nacionalsocialista» (NSU), una célula terrorista acusada de haber perpetrados diez asesinatos entre 2000 y 2007, de haber colocado bombas y robado bancos.

Su lectura -muy rápida, nerviosa y en bajo, según testigos presenciales- tuvo lugar en la sesión número 313 del proceso contra la NSU e incluyó una petición de perdón a las víctimas, algo que la acusada ya había hecho anteriormente, aunque a través de sus abogados.

Zschäpe, de 40 años, está acusada por la fiscalía federal de haber participado en los diez asesinatos de la célula y al menos dos ataques con explosivos.

Su defensa, por su parte, argumenta que la mujer no tuvo conocimiento de los asesinatos, que perpetraron en solitario los otros dos miembros de la NSU, Uwe Mundlos y Uwe Böhnhardt, que se suicidaron juntos en 2011 al verse perseguidos por la policía tras atracar un banco.

Fue el descubrimiento de los cadáveres lo que llevó a la policía alemana, tirando del hilo, a descubrir esta trama terrorista de ultraderecha que conmocionó al país y generó un importante número de críticas contra las fuerzas de seguridad, que fueron incapaces de detectar a esta célula en una década.

Una comisión de investigación parlamentaria tachó de «vergonzoso fracaso» de las fuerzas de seguridad el hecho de que el grupo hubiera podido moverse con total impunidad durante años y que achacasen las muertes de extranjeros a ajustes de cuentas inconexos.

Zschäpe se entregó días después del doble suicidio, tras hacer saltar por los aires la casa que compartía con los otros dos presuntos miembros de la NSU.

Terra

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here