12 detenidos en la Marcha del Orgullo Gay en Jerusalén

12 personas fueron detenidas, una de ellas con un cuchillo, en torno a la Marcha del Orgullo LGTB de Jerusalén, vigilada muy de cerca por cientos de policías israelíes, después de que en 2015 un ultraortodoxo judío apuñalase a seis participantes y matase a una adolescente.

Agentes de la Policía controlan todo el recorrido del evento LGTB (lesbianas, gais, transexuales y bisexuales) por el centro oeste de Jerusalén, ciudad santa para las tres religiones monoteístas, poco tolerantes con la homosexualidad.

“Miles de personas participan en la marcha, unidades de la Policía están asegurando el evento. Hasta ahora se ha detenido a doce sospechosos, incluido uno con un cuchillo”, dijo el portavoz policial Micky Rosenfeld.

Desde primera hora de la tarde, los agentes custodian las calles incluidas en la ruta, vallada en su totalidad y a la que se prohíbe el acceso desde horas antes de que parta el desfile, muy modesto y cauto si se compara con el de la vecina Tel Aviv.

Una persona de 33 años residente en el centro del país y que colgó en la red social Facebook amenazas contra este acto fue detenida y llevada ante los tribunales, que le han prohibido entrar en Jerusalén hasta mañana.

La Casa Abierta de Jerusalén, que organiza cada año el evento, distribuyó pulseras a los simpatizantes que se acercaron al Parque de la Campana (Gan Hapaamon), de donde parte la marcha, bajo amenaza siempre de extremistas ultraortodoxos judíos, que muestran su rechazo abiertamente y lo califican de “abominación”.

El ultraortodoxo Yishai Schlisel perpetró un ataque durante el desfile de 2015 en el que mató a Shira Banki, una adolescente de 16 años, y apuñaló a otros seis participantes.

Las Fuerzas de Seguridad fueron muy criticadas entonces porque Schilisel había salido semanas antes de la cárcel, donde había cumplido una pena de diez años por haber tratado infructuosamente de perpetrar una acción similar en 2005 contra la misma marcha, que considera “blasfema” y “vergonzosa”.

El superintendente de la Policía, Dakar Eshel, declaró que ese cuerpo “no se toma la situación a la ligera” y se responsabiliza de que “la marcha transcurra sin ningún obstáculo”.

En los últimos días, la Policía “ha mantenido conversaciones preventivas” con sospechosos de querer actuar contra los manifestantes, aseguró.

“El tema principal del encuentro de este año será la religión en el mundo LGTB y también derechos como el de la adopción, en un país donde no hay separación entre Estado y religión” en materia de familia, dijo un portavoz de la Casa Abierta.

 

Vía Aurora

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here