El agente del Mossad que fundó el movimiento judío clandestino en África del Norte

En 1954, el jefe del Mossad Isser Harel pidió a Shlomo Havilio dirigir una misión secreta para proteger a las comunidades judías de África del Norte en países como Marruecos, Túnez y Argelia.

Havilio respondió al llamado de Harel y visitó las comunidades judías desde las montañas del Rif del Marruecos español hasta las montañas del Atlas en el Sahara. Incluso llegó a la antigua comunidad judía de la isla de Djerba en Túnez.

Cuando volvió a Israel, reunió a los líderes del futuro movimiento clandestino: jóvenes expertos en combate, que hablaban árabe y francés. En su entrenamiento, el grupo perfeccionó su francés, adquirió conocimientos sobre la región y el trabajo clandestino. Los jóvenes fueron enviados a países de África del Norte, donde establecieron sedes y reclutaron a miembros de las comunidades locales.

Así fue como nació “el marco” – la palabra clave para el movimiento clandestino judío operado por el Mossad en África del Norte. Sus dos objetivos principales eran proteger a la comunidad judía local y traer a judíos a Israel.

“Bajo tu dirección, formamos grupos de maravillosos jóvenes judíos en aquellas comunidades que protegieron a sus comunidades de fuerzas terroristas de la mayoría musulmana y lograron cruzar las fronteras para llevar gente a Israel clandestinamente”, dijo recientemente uno de los emisarios de Havilio, recordando a su maestro. “Cuando nos encontramos allí, solos, más allá de las montañas de la oscuridad, trabajando secretamente, sentíamos que estabas con nosotros”, añadió el hombre.

En mayo de 1956, los musulmanes arrojaron granadas contra el Barrio Judío de Constantina en Argelia. Los agentes de Havilio persiguieron y mataron a los perpetradores. En otra operación, establecieron un servicio de correo clandestino que permitía a los judíos de Marruecos mantener contacto con sus familiares en Israel cuando las autoridades locales suspendieron el servicio postal a Israel.

Los agentes de Havilio reunieron a los judíos de Marruecos que deseaban emigrar a Israel. Les proporcionaron documentos falsos elaborados en un laboratorio del Mossad y los embarcaron en buques con destino al Estado judío. Otros fueron trasladados a través de enclaves españoles en Tánger, Ceuta y Melilla, con la colaboración de las autoridades españolas. “Los inmigrantes mostraron una gran tenacidad ante las circunstancias adversas, sin posibilidad de vender sus posesiones”, dijo Havilio en una ocasión.

Cientos de colaboradores se unieron al “marco”. Algunos eran detenidos con frecuencia. Sin embargo,continuaron su labor a través de los años. En 1961, decenas de miles de judíos marroquíes fueron trasladados secretamente a Israel. Tras el hundimiento del barco Egoz, que cobró la vida de 44 inmigrantes, Marruecos permitió a sus ciudadanos judíos emigrar legalmente.

Havilio nació en 1921 en el seno de una antigua familia sefaradí de la Ciudad Vieja de Jerusalén. Su padre, Nissim Havilio, era confitero. Su madre, Sara (Sarina) había llegado a Israel de Macedonia. Havilio estudió en la Escuela Alliance de Jerusalén, se unió a la Haganá a los 14 años y sirvió en la policía judía de Palestina durante la revuelta árabe. En la Segunda Guerra Mundial fue un alto comandante de la Haganá en Jerusalén. En 1945, fue enviado a establecer una red clandestina judía en Egipto para proteger a los judíos de El Cairo y Alejandría. “Entrenábamos a 25 kilómetros de las pirámides, en un lugar que había elegido de antemano, y podía asegurarme de poder disparar allí con seguridad”, comentó una vez.

Mientras vivía en Egipto bajo una identidad falsa como comerciante armenio, conoció a su futura esposa, Haya Rosenthal, miembro del grupo clandestino. El 30 de noviembre de 1947, la invitación a la boda de Shlomo y Sara se encontraba en la primera plana del periódico Haaretz, cerca del encabezado que decía: “El establecimiento del Estado judío ha sido decidido”. Havilio casi llegaba tarde a la ceremonia debido a un ataque árabe contra el centro comercial Mamilla en Jerusalén.

Durante la Guerra de la Independencia, Havilio fue nombrado comandante del sector del sur de Jerusalén, y comandó la Operación Pitchfork en la zona meridional con el fin de ocupar las áreas que los británicos habían evacuado. Bajo su mando, se tomaron los barrios de Talbiye, Baka, y el campamento de Allenby.

Más tarde, se unió al Ministerio de Relaciones Exteriores y se desempeñó como cónsul general en Estambul, fue embajador de Israel en Camerún y jefe de MASHAV, una agencia del Ministerio de Asuntos Exteriores que proporciona ayuda a países en desarrollo.

Shlomo Havilio falleció a los 96 años el pasado mes de mayo, en la víspera de Yom Yerushalaim. Dejó a tres hijos, cinco nietos y 10 bisnietos.

Fuente: Haaretz / Enlace Judío

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here