Israel teme que un beduino desaparecido se haya unido al Estado Islámico

Las autoridades israelíes sospechan que un ciudadano israelí de 19 años de la comunidad beduina de Tel Sheva, en el desierto del Negev, que estaba realizando un viaje con su familia en Estambul y que está desaparecido desde el miércoles pasado, pudo haberse alistado al Estado Islámico.

La familia de Ahmed al Assem, que está desaparecido, niega que su hijo se haya sumado al grupo terrorista islámico e insisten que los esfuerzos de Israel para localizarlo serían más vigorosos si el joven fuese judío.

El padre de al Assem, Abdullah y otros parientes cercanos viajaron a Turquía para participar en la búsqueda y presentaron una denuncia en la policía local por su desaparición.

El padre de al Assem rechazó de plano la posibilidad de que su hijo hubiese cruzado a Siria para unirse a los grupos rebeldes sunitas.

“Ya hemos verificado eso. Viajamos a las fronteras, preguntamos y llegamos a la conclusión de que (no lo hizo). Mi hijo no estaba preparado para cruzar a Siria. Siempre nos hacía saber cada paso que pensaba de tomar, y nos respeta totalmente”, apuntó Abdullah.

“No se hubiera movido un metro sin informarnos; por eso es que estamos tan preocupados. Tenemos miedo de oír malas noticias”.

El consulado israelí en Estambul está en contacto con su familia y con las autoridades locales, aseveró el Ministerio de Exteriores de Jerusalén.

“Mi hijo viajó el domingo pasado a Turquía con dos familiares cercanos. El miércoles decidieron salir y mi hijo les dijo que no estaba interesado en ir a ninguna parte porque quería descansar en el hotel”, manifestó Abdullah.

“Después de unas horas salió, compró regalos para sus hermanos y regresó al hotel. El mismo día salió de nuevo; desde entonces ha desaparecido y no se ha podido establecer contacto con él”.

“Ahora estamos en Estambul. Hemos ido a muchos lugares para tratar de encontrarlo; pero no hemos tenido éxito. No sabemos dónde está y esperamos que nos hable, al menos para decirnos que está sano y salvo, para que podamos relajarnos”.

El padre siguió expresando su decepción sobre Israel por lo que define como una indiferencia con respecto a la difícil situación de la familia.

“Me sorprende que el Estado de Israel casi no esté interesado en lo que estamos atravesando”, lamentó. “Si el desaparecido hubiese sido judío, harían esfuerzos hasta que descubrir dónde está. Pero como es árabe, todos están callados y no hay nadie que esté haciendo esfuerzos para ayudarnos”.

Abdullah lanzó una desesperada súplica por si su hijo está escuchando, para que establezca contacto con la familia.

“Nuestro estado anímico es extremadamente difícil. No podemos relajarnos mientras no haya avances”.

 

Vía Aurora

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here