Esperma de contrabando permite a los prisioneros palestinos ser padres

Sesenta y tres niños palestinos, según los informes, han nacido por tratamiento de fecundación in vitro (FIV)

Ali Mohammed Al-Qaisi, un prisionero palestino que cumple 21 años por delitos de seguridad en una prisión israelí, fue padre por tercera vez, a pesar de no haber visto a su esposa, Haifa, durante un año. Dio a luz a un niño, Ghaith, utilizando el esperma de Ali, que fue sacado de contrabando de la prisión.

Después que una esposa logra obtener el esperma, lo entrega al Centro de Fertilidad Razan en Nablus, pionero en el tratamiento de fertilización in vitro en Cisjordania.

Se informa que Gaith es el 63º niño palestino nacido de esta manera.

Haifa, de 38 años, explicó a The Media Line que fue idea de su esposo y que convenció a su hijo, Majd, de 15 años, y su hija, Ghada, de 17, de los méritos del plan. “Al principio no estaba tan seguro de eso, pero mis hijos no dejaron de insistir y me convencieron“, reveló. “Al principio tenía tanto miedo de ser juzgada: mi esposo está en la cárcel y yo estoy embarazada, pero cuando anuncié que iba a tener un bebé con esperma de contrabando, todos estaban felices y me felicitaron y eso me dio un gran impulso”.

Al-Qaisi considera que el nacimiento de su hijo es un triunfo. “La administración carcelaria [israelí] me prohibió ver a mi esposo durante tres años, y luego me permitieron verlo una vez cada dos años, ahora lo veo una vez al año. Este bebé es nuestra victoria“.

Según Majd, expresó su entusiasmo a The Media Line. “No puedo describir cómo me siento, deseé toda mi vida tener un hermano y ahora esto se ha hecho realidad“.

Issa Qaraqe, Ministro de Asuntos Prisioneros de la Autoridad Palestina, afirmó que el fenómeno es una gran esperanza para los palestinos encarcelados. “Es una revolución, ya que muchos prisioneros han logrado contrabandear esperma y convertirse en padres“, dijo a The Media Line. “Se esfuerzan por mantener a las familias y este es un gran desafío teniendo en cuenta la dura realidad dentro de las cárceles israelíes“.

“La familia del prisionero no podrá verlo durante mucho tiempo“.

Cuando se le preguntó sobre la práctica, Hana Herbst, portavoz del Servicio de Prisiones de Israel (IPS), dijo a The Media Line que el IPS verifica cada objeto que ingresa o sale de las prisiones. “Cualquier intento de contrabando ilegal se realiza por medios disciplinarios o administrativos“, afirmó.

Mohammed Al-Qarawi, de 33 años, reveló que su hermano Ra’fat, que cumple quince años en la prisión al-Naqab de Israel por disparar contra residentes judíos de la Ribera Occidental, usó esperma contrabandeado para engendrar a un niño llamado Amer en 2013. “Ra, la esposa de Fat tuvo un aborto involuntario tres veces cuando su esposo escapaba de las fuerzas israelíes, que irrumpieron en la casa más de una vez y cada vez perdió un bebé“, dijo a The Media Line. “Después de que fue encarcelado, mi hermano se enteró de la posibilidad de contrabandear su esperma y nos pidió que comenzáramos a preparar todos los documentos, ya que no quería que su esposa no tuviera hijos“.

Al-Qawari admitió que su familia sacó a escondidas el esperma de la cárcel en una caja de galletas. “La primera vez no funcionó, pero la segunda vez fue así“. “Ni siquiera puedo describir la mezcla de sentimientos que tuve la primera vez que vi a Amer, casi lloro“.

Dijo que cuando las autoridades israelíes descubrieron que a Ra’fat se le prohibió ver a Amer durante casi un año y medio. “Querían hacerse una prueba de ADN para confirmar si el bebé era realmente de mi hermano, pero él se negó y el asunto desapareció“.

Para evitar cualquier reacción social, el centro de Razan requiere que dos parientes, tanto de la esposa como del esposo, firmen papeles que indiquen el nombre del padre.

Las esposas obtuvieron apoyo para el procedimiento después de que el consejo religioso de la Autoridad Palestina decretó el tratamiento de FIV permisible para las esposas de los presos. Razan proporciona el procedimiento, que cuesta alrededor de $ 3,000, sin cargo para los cónyuges de los presos.

Fuente: The Jerusalem Post – Enlace Judío

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here