Murió el fundador de Hamás

Un alto funcionario de Hamás murió tres semanas después de sufrir una herida de bala auto infligida en la cabeza, según informó la organización terrorista.

El alto funcionario de la organización terrorista Hamás, que sufrió heridas críticas en su casa, en la Franja de Gaza, fue declarado muerto este martes, con una nube de incertidumbre aún rodeando el incidente.

Imad al-Alami, quien es un enlace clave entre Gaza y Teherán, recibió un disparo en la cabeza el 9 de enero, cuando el portavoz del grupo terrorista islámico con sede en Gaza, Fawzi Barhoum, dijo que «uno de los funcionarios más importantes del movimiento resultó gravemente herido cuando su arma de fuego personal se descargó accidentalmente».

Al-Alami, de 61 años, estaba “inspeccionando su arma personal en su casa y se encuentra en estado crítico“, dijo Barhoum en ese momento.

El líder de Hamás fue trasladado a un hospital de la ciudad de Gaza. Este martes, el portavoz de Hamás, Hazem Qassem, informó que al-Alami había sucumbido a sus heridas, muriendo en el Hospital Shifa de la ciudad de Gaza.

Proscrito por Estados Unidos en 2003 por su posición en Hamás, al-Alami estaba considerado como uno de los activos más importantes del grupo terrorista de Gaza debido a sus amplios vínculos con el gobierno iraní, uno de los principales patrocinadores de Hamás, y su relación personal con el jefe de Hezbollah, Hassan Nasrallah, el mismo cliente del régimen de Teherán.

En los últimos años, al Alami operaba fuera de Turquía, donde recibió tratamiento médico. Padre fundador del grupo terrorista Hamás, regresó a la Franja de Gaza en 2012, donde anteriormente se había desempeñado como jefe adjunto del Buró Político de Hamás, y una vez presidió su “Comité de Intifada“.

En noviembre de 2016, al-Alami fue supuestamente seleccionado como el sucesor designado del jefe de Hamás, Ismail Haniyeh.

El incidente del tiroteo alimentó una variedad de teorías de conspiración dentro de la Autoridad Palestina, que van desde afirmaciones de que al-Alami fue asesinado, hasta sugerencias de que puede haberse suicidado después de años de serios problemas de salud.

En 2014, la residencia de al-Alami se vio afectada durante el conflicto entre Hamás e Israel, lo que provocó la amputación de una de sus piernas. Ha recibido numerosos tratamientos en Turquía por lesiones resultantes de la explosión.

 

Vía Arutz Sheva

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here