Los rincones secretos del Santo Sepulcro en Jerusalén

Para conocer los secretos de la gente se necesita tiempo. No se puede simplemente aparecer, tomar fotografías durante algunos días y esperar que la gente se abra, especialmente si se trata de los guardianes de la tumba de Jesucristo», cuenta Thomas Coex, jefe de fotografía de AFP en Israel y los territorios palestinos.

Los franciscanos han permanecido los últimos 800 años en Jerusalén, convirtiéndose en el grupo cristiano con mayor permanencia en la ciudad sagrada.

Los franciscanos son una de las tres principales confesiones cristianas -junto con los greco-ortodoxos y los armenios- que se ocupan de cuidar la tumba donde los cristianos creen que Jesús fue enterrado durante tres días antes de resucitar. La mayoría cree que este lugar es una pequeña gruta dentro de la iglesia del Santo Sepulcro.

AFP/ Thomas Coex

Los peregrinos y turistas solo alcanzan a ver una sección del espacio ocupado por los franciscanos, que también disponen de dormitorios, una cocina, una sala de reuniones y una sacristía.

Los visitantes habituales del Santo Sepulcro hacen cola por más de una hora para ver la tumba –desde una línea- durante menos de un minuto.

AFP/ Thomas Coex Holy

«Gracias a la confianza construida con los franciscanos, logré estar más de una hora y media allí, mientras hacían la limpieza. Es algo inusual», cuenta Coex y agrega: «Pude fotografiar a los frailes haciendo deportes junto a estudiantes en la escuela de Terra Sancta o a los frailes retirados que viven en la enfermería, en el último piso del convento».

Aquí, su trabajo:

AFP/ Thomas Coex

AFP / THOMAS COEX

AFP / THOMAS COEX

AFP / THOMAS COEX

AFP / THOMAS COEX

AFP / THOMAS COEX

AFP / THOMAS COEX

AFP / THOMAS COEX

AFP / THOMAS COEX

AFP / THOMAS COEX

AFP / THOMAS COEX

 

Vía AFP / Clarín

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here