Israelíes orgullosos de ser ciudadanos de Israel. Por Victor Zajdenberg

El eximio director musical Daniel Barenboim escribe en LA NACION del 24 de julio de 2018 «Por qué me da vergüenza ser israelí», lo que amerita una réplica.

Barenboim justifica dicha amarga afirmación en la última aprobación democrática parlamentaria de una ley que considera a Israel el «Estado Judío de Israel «.

El famoso director posee varias nacionalidades; nació en la Argentina, adoptó la ciudadanía de Israel y la Autoridad Nacional Palestina se la concedió también

Sin embargo, la loable orquesta palestino-israelí que creó y desarrolló no puede ejecutar conciertos en la Franja de Gaza por tener entre sus filas a músicos judíos.

El judenrein (limpieza étnica de judíos) que practica el movimiento palestino terrorista Hamas en Gaza impide cualquier manifestación multicultural en dicha franja.

Sería necesario dar a conocer que, desde 2007 hasta la fecha, miles de morteros, misiles, bombas molotov y globos incendiarios fueron lanzados por los palestinos.

Estos ataques obligan a que cientos de miles de niños israelíes, vecinos de Gaza, deban por ello vivir, estudiar, jugar, comer y dormir en búnkeres subterráneos.

Debería inquietar el hecho de que la República Islámica de Irán, el Hezbollah y el propio Hamas vociferen por el mundo entero sus intenciones de destruir a Israel.

Entre los 200 países de la ONU existen más de 50 que ratifican su condición de países islámicos y árabes, mientras que Israel ha elegido ser el único país judío.

No debería ocultarse que Siria es llamada República Árabe de Siria, Irán se autodenomina República Islámica de Irán, Egipto es la República Árabe de Egipto, etcétera.

Es conocido también que Polonia, en su Constitución, ha ratificado ser un país cristiano, pues la mayoría de su población lo es, y con ello derrotaron al comunismo.

Se supone que nadie podría objetar que el Vaticano represente y sea reconocido como un Estado cristiano y católico al que rinden culto millones de personas.

Tampoco puede objetarse la centralidad islámica que representa La Meca en Arabia Saudita, hacia donde también rezan y a la que visitan millones de musulmanes.

De igual forma, Jerusalén, sede del gobierno de Judea del rey David hace más de 3000 años, es el destino de los rezos y anhelos milenarios de millones de judíos.

La Autoridad Nacional Palestina (ANP) ya existe y se maneja con total autonomía en todos los campos gubernamentales, educativos, económicos, religiosos, etcétera.

La defensa y la seguridad de todos los israelíes es el único terreno que Israel debe controlar, pues todavía no existe una auténtica voluntad de convivencia regional.

Si el sistema terrorista de Gaza se trasladara a Cisjordania, se estaría en una situación similar, con ataques de misiles provistos por Irán a solo 10 kilómetros de Tel Aviv.

Esta peligrosa situación es comprendida por la gran mayoría de los habitantes de Israel (casi nueve millones), lo que ha logrado un fenómeno de estabilidad y progreso.

Entre las diez naciones más felices del mundo, de las cuales algunas se encuentran en el norte de Europa (Suecia, Noruega, Dinamarca y Finlandia), figura Israel.

Según las encuestadoras internacionales, el 95% de los israelíes, judíos, árabes, drusos y cristianos se sienten orgullosos de ser ciudadanos de este joven país.

Victor Zajdenberg : Miembro Directivo de la DAIA

4 COMENTARIOS

  1. Vergüenza total los dichos de Baremboim….muerde la mano del que le da de comer…pido con toda razón que le quiten la ciudadanía de Israel, no la merece en absoluto,,,,,,se declaró su ENEMIGO…para el judaísmo es el emblema de la Quinta Columna….el Caballo de Troya !!!!!! Se conviritó en palestino y lo queremos ver allí a ver como lo reciben……………por lo pronto sacar el pasaporte israelí, no lo merece.

  2. Muy claro el comentario de Victor Zajnberberg . Baremboim es un provocador que abusa de sus cualidades como músico. Si le da tanta vergüenza formar parte de un país democrático y desarrollado, muy a su pesar, debería pedir la baja de su ciudadanía, porque está teniendo vergüenza de sí mismo. No representa a un ciudadano honorable ni digno.

  3. Parece ser que el hecho de destacarse en una determinada actividad habilita a ciertos personajes a opinar sobre cualquier tema. El Premio Nobel Vargas Llosa escribe sobre Medio Oriente sin tener idea de la realidad. Ahora, Daniel Barenboim, escribe sobre su ciudadanía israelí, pero con un texto digno de D´Elía. Admitiendo que él no hizo aliah, sino que fue llevado por sus padres, me pregunto: ¿en qué país árabe pudo haber tenido los maestros que lo llevaron al actual sitial de la música mundial? La respuesta es obvia: NINGUNO. Si luego de todo lo que Israel le dio, escribe la basura que escribió y fuera de sus fronteras, lo menos que se puede decir que es un traidor y que trate de ir a vivir a Gaza, donde aún con su pasaporte «palestino» no lo dejaron dar un concierto. También se merece un párrafo la Embajada Israelí. Ante un hecho como éste ¿no debería haber emitido un comunicado o llamar a una conferencia de prensa? ¿Es responsabilidad del Embajador o de la Cancillería israelí? ¿Habrá informado el suceso a sus superiores? Los silencios otorgan, y en este caso son perniciosos.

  4. Lo único que espero es que lo declaren PERSONA NO GRATA en cada organismo judío…uno más que proclama su auto odio de pertenecer al judaísmo….al aclarar que no hizo «aliá» sino que fue llevado por sus padres….que más esperan los israelíes y el mundo democrático para reaccionar…va a tener que pedir que le otorguen la nacionalidad palestina y residir en la Franja de Gaza….

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here