Revelaron detalles de la carta secreta que Assad le envió a Netanyahu

El presidente sirio Bashar Assad envió a su homólogo estadounidense Barack Obama una propuesta secreta de paz con Israel en 2010, que también fue compartida con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, según reveló el ex secretario de Estado John Kerry en su nuevo libro de memorias.

Según Kerry, Netanyahu encontró la propuesta “sorprendente” porque mostraba que Assad estaba dispuesto a hacer más concesiones que en negociaciones anteriores.

La carta fue redactada un año antes del comienzo de la guerra civil en Siria; Israel y Siria participaron en negociaciones mediadas por Estados Unidos hasta principios de 2011, pero finalmente no llegaron a ningún acuerdo.

En su libro “Every Day is Extra”, Kerry escribe extensamente sobre Siria. Relata que, en 2009, como presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, visitó Damasco y sostuvo su primera reunión larga con Assad, quien había asumido el poder 10 años antes.

“En nuestra primera reunión lo confronté acerca de una planta de energía nuclear siria que Israel había bombardeado”, escribe Kerry, refiriéndose al reactor nuclear sirio que el entonces primer ministro Ehud Olmert destruyó en 2007.

“El hecho de que se tratara de una instalación nuclear había sido bien establecido públicamente. Fue indiscutible”, explica Kerry. Sin embargo, Assad negó esos hechos: “Me miró a los ojos y me dijo que no era una instalación nuclear, con exactamente el mismo afecto y entonación con el que dijo todo lo demás. Fue una mentira tonta, absolutamente indemostrable, pero mintió sin ninguna duda”.

En su próxima conversación, Kerry presionó a Assad por su apoyo al grupo terrorista libanés Hezbollah, y el presidente sirio respondió que “todo es negociable”, insinuando que esta política podría cambiar como resultado del diálogo con Israel.

Kerry señala que los intentos previos de alcanzar un acuerdo de paz entre Israel y Siria bajo los gobiernos de Yitzhak Rabin, Shimon Peres, Ehud Barak, Olmert y Netanyahu (durante su primer mandato en la década de 1990) habían fracasado, pero Assad todavía estaba interesado en algún tipo de trato con Israel.

“Assad me preguntó qué se necesitaría para entablar negociaciones de paz serias, con la esperanza de asegurar el retorno de los Altos del Golán, que Siria perdió contra Israel en 1967. Respondí que si hablaba en serio, debería hacer una propuesta privada. Conversamos sobre el tema y dio instrucciones a su asistente principal de redactar una carta dirigida al presidente Obama”.

Assad pidió a Obama que apoye la reanudación de las conversaciones de paz con Israel y expresó “la disposición de Siria de tomar una serie de medidas a cambio del retorno del Golán de Israel”.

Kerry agrega que “el padre de Assad [Hafez Assad] había intentado y no había logrado recuperar el Golán, y por lo tanto, ahora estaba dispuesto a hacer mucho a cambio”.

Inmediatamente después de la reunión con Assad, Kerry voló a Israel y conversó con Netanyahu, que acababa de asumirel poder después de 10 años fuera de la política o en la oposición. “Al día siguiente, viajé a Israel, me senté con el primer ministro Bibi Netanyahu y le mostré la carta de Assad”, escribe. “Estaba sorprendido de que Assad estuviera dispuesto a llegar tan lejos”.

Kerry había mencionado la existencia de la carta en 2015, cuando Netanyahu finalmente dijo a la administración que dadas las circunstancias, no podía llegar a un acuerdo con Siria.

Después de mostrarle la carta a Netanyahu, la trajo consigo a Washington. El gobierno de Obama intentó poner a prueba la seriedad de Assad y le pidió que tome “medidas de fomento de la confianza” tanto para Estados Unidos como para Israel, incluido el cese de algunos envíos de armas a Hezbolá, pero Assad no cumplió sus promesas.

Kerry describe a Assad en términos muy negativos, reflexionando sobre su conducta a lo largo de la brutal guerra civil. “Un hombre que puede mentir a un metro de distancia puede engañar al mundo con la misma facilidad después de haber gaseado a su propio pueblo”, dice.

La mayoría de los altos funcionarios de seguridad nacional de Obama y el mismo Kerry abogaban por un ataque militar contra Assad tras el uso de armas químicas contra su pueblo en el verano de 2013. Pero Obama dudó, especialmente después de que se hizo evidente que tal acción no sería aprobada por el Congreso: “Hacia el final del mandato de Obama, y mientras Donald Trump se preparaba para ingresar a la Casa Blanca, la diplomacia para salvar a Siria había fracasado y las heridas del país permanecían abiertas. Pienso todos los días en cómo podríamos haberlas cerrado y cómo el mundo podría cerrarlas aún”.

 

Vía Haaretz / Enlace Judío

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here