División en la izquierda israelí: Avi Gabbay desmanteló la Unión Sionista

El jefe del Partido Laborista, Avi Gabbay, anunció sorpresivamente la disolución de la alianza con el partido Hatnuá encabezado por la diputada Tzipi Livni.

La Unión Sionista, compuesta por el Parido Laborista y Hatnuá, se formó previo a las elecciones de 2015 por Tzipi Livni e Yitzhak Herzog. Cuando Gabbay reemplazó a Herzog, Livni se convirtió en líder de la oposición en la Knéset debido a que Gabbay no es miembro de la Cámara Legislativa.

Gabbay hizo el sorprendente anuncio con Livni a su lado en una reunión de la Unión Sionista.

“A la luz de los acontecimientos políticos y las encuestas, me han preguntado en los últimos días si realmente creo que es posible ganar” expresó.

“Hace cuatro años y medio decidí ingresar a la política para hacer el cambio. Tomé esta decisión en medio de la Operación Margen Protector de 2014, cuando vi que el gobierno de Israel no estaba librando una guerra sino que se dedicaba a las relaciones públicas del gobierno mientras los ciudadanos israelíes estaban bajo ataque y nuestros soldados morían en vehículos no blindados. Podría haber ganado millones, pero decidí que sería mejor para mis hijos hago algo por el bien del país en lugar de adquirir otra propiedad para que ellos la hereden. Elegí al público”, dijo.

“Tzipi, te deseo mucho éxito en las elecciones, en cualquier partido que elijas”, dijo. “Continuaremos luchando y comprometiéndonos con el cambio que el pueblo de Israel desea. Ingresé a la política por el pueblo y siempre estaré de su lado”.

Gabbay dijo que había hecho todos los esfuerzos para mantener la unión, pero finalmente decidió no hacerlo.

“No es fácil entrar en una sociedad que alguien más ha establecido, pero me dije a mí mismo que estaba comprometido a hacer lo correcto para ganar las elecciones, e incluso intenté crear una unión total de ambos partidos. Lamentablemente, esto no sucedió”. Cuando Herzog renunció, Tzipi pidió convertirse en líder de la oposición … y dijo que esa era su condición para continuar la asociación. Otra vez elegí al público, escuché las voces que pedían una unidad y acepté las condiciones de Tzipi. Elegí enfrentar la política interna y preservar la unidad de nuestro campamento”.

Gabbay agregó que es obvio que ambos partidos luchan por encontrar un común denominador, y esas tensiones dañan sus perspectivas electorales.

“Esperaba y creía que el cambio y la nueva asociación llevarían a un crecimiento, a una verdadera conexión, a una asociación mutua”, dijo Gabbay. “Pero el público es inteligente, y sabe que la realidad es diferente. Sigo creyendo en una alianza, en conexiones, en unir el campamento y comprometernos con el cambio, pero las conexiones exitosas requieren amistad, adherirse a los acuerdos y lealtad”.

Livni, quien aparentemente fue tomada por sorpresa, dijo que no respondería de inmediato. Más tarde, publicó un mensaje en Twitter en el que agradeció a sus partidarios y se comprometió a seguir trabajando de acuerdo a su visión política.

“Gracias por las llamadas, los mensajes y el apoyo”, escribió en Twitter. “Es bueno que se hayan disipado las dudas, y podemos centrarnos en el importante reto nacional que tenemos por delante. A todos aquellos que realmente creen en nuestro camino: habrá una revolución en las próximas elecciones”.

Itzik Shmuli, miembro del Partido Laborista, dijo a Ynet tras el anuncio que el objetivo de la división es hacer espacio para una nueva alianza con el nuevo partido Hosen L’ Israel, encabezado por ex jefe de las FDI Benny Gantz. La primera encuesta realizada tras el anuncio de las elecciones anticipadas muestra que el partido de Gantz sería la segunda facción con 13 escaños en la Knéset. La misma encuesta que la Unión Sionista bajaría de 24 a sólo nueve asientos.

Enlace Judío

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here