El Día de la Nakqba y la grave amenaza de violencia en...

El Día de la Nakqba y la grave amenaza de violencia en la frontera de Gaza

Hoy, 15 de mayo, los palestinos conmemorarán el Día de la Nakqba (“catástrofe”), el día en que Israel declaró su independencia hace 71 años.

Este suceso, que los palestinos consideran catastrófico, se conmemora cada año el 15 de mayo con manifestaciones que exigen el «derecho al retorno». Protestas que a menudo se tornan violentas.
Hamas y las organizaciones islámicas radicales planean movilizar a las masas a lo largo de la frontera de Gaza, usándolas como escudos humanos contra Israel, como lo han estado haciendo durante más de un año como parte de su campaña “Marchas del retorno”. Este año la fecha también es un día conmemorativo por los cerca de 60 manifestantes que murieron el año pasado en intentos particularmente violentos de cruzar la frontera hacia Israel durante las manifestaciones contra el traslado de la embajada de Estados Unidos a Jerusalén. Con la sensibilidad añadida del mes de Ramadán, la tensión es alta.

A Israel le preocupa que las protestas orquestadas por Hamas involucren el uso de masas de manifestantes como armas humanas para atacar la valla fronteriza, poniendo en peligro a los civiles y las comunidades israelíes. Israel espera que esto no suceda, pero llegado el caso, Israel hará lo que sea necesario para proteger a sus ciudadanos y la integridad de su territorio.

La narrativa de la Nakqba presenta a los palestinos como víctimas de una injusticia cuando, de hecho, ignora los hechos clave que llevaron a la Guerra de Independencia de 1947-1948 y después de la misma: el hecho de que los judíos bajo el mandato británico palestino aceptaron, y los árabes rechazaron, la resolución de la ONU de 1947 para crear dos estados independientes, uno árabe y otro judío; o que siete estados árabes vecinos declarasen una guerra total contra el estado naciente de Israel; o que en el período se produjese un flujo migratorio en el que unos 800.000 judíos fueron expulsados ​​de sus hogares en los países árabes, desde Egipto hasta Iraq, desde Túnez hasta Yemen.

Hoy, los líderes palestinos y las organizaciones islámicas radicales están construyendo y promoviendo una identidad nacional basada en la negación de la identidad nacional del otro, del israelí, del judío. El llamamiento de los movimientos islámicos radicales a corregir la «catástrofe» es en efecto una llamada a la eliminación del Estado de Israel. No reconocen el derecho del pueblo judío a un estado propio en la tierra de Israel.

Estos movimientos radicales, en lugar de educar en la tolerancia, el compromiso y la paz, están fuertemente involucrados en el adoctrinamiento y el odio, y se niegan a participar en un diálogo para buscar una solución política que aborde las aspiraciones de ambos pueblos y beneficie a todos los ciudadanos. El deseo de destruir a Israel se expresa en la carta fundacional de Hamas, en su plan de estudios en las escuelas y en la actividad terrorista en curso de Hamas y las organizaciones islámicas radicales, así como en la evidente conexión de Irán con la Yihad Islámica Palestina.
Hamas y la Yihad Islámica Palestina son organizaciones terroristas. Han llevado a cabo cientos de horribles atentados suicidas, disparos, apuñalamientos y atropellos mortales, asesinando y mutilando a miles de personas en Israel.

La semana pasada, Hamas y otras facciones yihadistas lanzaron casi 700 cohetes contra Israel en un doble crimen de guerra: atacaron a la población civil en Israel, lanzando los ataques desde emplazamientos repletos de población civil gazatí, usándolos como escudos humanos.

A pesar de las amenazas, Israel continúa pidiendo a los líderes palestinos negociaciones directas y bilaterales sin condiciones previas, y busca un futuro pacífico con sus vecinos palestinos.

Sólo cuando las élites palestinas y su público acepten la existencia del estado judío de Israel, sólo cuando se esfuercen por construir una cultura de la tolerancia en lugar del odio, tendremos la oportunidad de un futuro más próspero para todas las personas, israelíes y palestinos.

Fuente: Acom

Sin comentarios

Deje una respuesta