Se presenta el Caso Dreyfus en el festival de Venecia y estalló la polémica

Por factores ajenos al contenido de la película, se generó una polémica en torno a la presentación de J’Accuse, la última película del director polaco Roman Polanski, adaptada de la clásica novela de Emile Zola sobre el caso Dreyfus, que finalmente se proyectará este viernes. Todo comenzó cuando la cineasta argentina, Lucrecia Martel, presidenta del 76 Festival de Venecia, anunció que no asistiría a la presentación de la película por la acusación ( y reconocimiento) de abuso y violación de una menor por parte de Polanski.

Samantha Geimer acusó en 1977 a Roman Polanski de violarla, cuando ella tenía 13 años y él 43. El cineasta lo negó, pero luego cambió su versión y se declaró culpable de “corrupción de menores”. Aunque, cuando descubrió que pasaría 50 años en la cárcel, huyó de Estados Unidos

«El Caso Deryfus»                                                                                                         A finales de 1894, el capitán del Ejército Francés Alfred Dreyfus, un ingeniero politécnico de origen judío-alsaciano, fue acusado de haber entregado a los alemanes documentos secretos. Enjuiciado por un tribunal militar, fue condenado a prisión perpetua y desterrado en la Colonia penal de la Isla del Diablo situada a 11 km de la costa de la Guayana francesa (Sudamérica), por el delito de alta traición. En ese momento tanto la opinión pública como la clase política francesas adoptaron una posición abiertamente en contra de Dreyfus.

Convencida de la arbitrariedad de la condena, la familia del capitán, con su hermano Mathieu al frente, intentó probar su inocencia y para ello recurrieron a los servicios del periodista Bernard Lazare. Simultáneamente, el coronel Georges Picquart, jefe del servicio de contraespionaje, comprobó, en marzo de 1896, que el verdadero traidor había sido el mayor Ferdinand Walsin Esterhazy. El Estado Mayor se negó, sin embargo, a reconsiderar su decisión y sacó a Picquart de Francia destinándolo al norte de África.

Con el fin de llamar la atención sobre la fragilidad de las pruebas contra Dreyfus, su familia logró entrevistarse en julio de 1897 con el presidente del Senado, Auguste Scheurer-Kestner. Tres meses después Scheurer-Kestner declaró que estaba convencido de que Dreyfus era inocente, y persuadió también de ello a Georges Clemenceau, por entonces un ex diputado, médico y periodista. El mismo mes, Mathieu Dreyfus denunció a Esterházy ante el Ministerio de Guerra por el acto de traición que había acarreado la condena de su hermano.

Sobre el final del día Martel emitió un comunicado: «No ire a la gala pero miraré el filme como todos los demás del concurso, no tengo ningún prejuicio hacia él. Si no, dimitiría como presidenta del jurado». 

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here