La profesora que toca el shofar y analiza sus sonidos

Durante Rosh Hashaná la profesora Lea Pustik rezó en la sinagoga como tantos otros judíos del mundo, pero en un rol que no tienen muchas mujeres: por segundo año consecutivo fue la encargada de tocar el shofar en su comunidad de Givat Shmuel.
«Es un privilegio tocar el shofar dentro de una sinagoga, junto a mujeres que no pueden estar durante todas las oraciones de Rosh Hashaná», cuenta y afirma que este instrumento, que se toca desde el inicio del mes Elul hasta Yom Kipur (Día del Perdón), agrupa e iguala a todos los asistentes al templo.
«Es muy emocionante, un regalo del Señor que asumo con responsabilidad», aseguró. Postik, trompetista en orquestas infantiles, también es una académica que realizó investigaciones sobre los efectos de los sonidos del shofar. Y como parte de su trabajo en la Universidad de Ariel descubrió que el shofar generan sensaciones diferentes en función de las melodías y de los oídos que reciben el sonido. «Suenan igual, pero evocan emociones diversas», resume.

Shofar

Por segundo año consecutivo, Lea Pustik tocó el shofar en su comunidad
(Ynet)
Durante un servicio de Rosh Hashaná el shofar se escucha de tres maneras diferentes: Tekiha (un sonido largo), Shvarim (tres sonidos sucesivos) y Truha (pitidos rápidos seguidos de un sonido más largo).
Y la profesora Pustik, a través de un estudio que incluyó a 40 estudiantes, descubrió que cada una de esas melodías genera efectos particulares. «Los Shvarim, a través de un ritmo lento, evocan una variedad de emociones que van desde el miedo hasta la ansiedad y la velocidad de Truha conduce a la alegría y el entusiasmo», ejemplifica y también explica que su investigación determinó diferencias entre laicos y religiosos: «Los más observantes tienden a sentir temor ante el shofar», indica.
En cuanto a género, el estudio establece que el instrumento provoca ansiedad a las mujeres y asombro en los hombres. De todas formas, Postik destaca que se trata de una simple tendencia y que cada persona tiene su particularidad. «En general asociamos el sonido a nuestras experiencias personales», sintetiza sobre tres formatos de sonidos idénticos en algunos aspectos, pero que generan sensaciones muy diversas.
Fuente: Ynet

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here