Rohi Ben Tolila: de esquivar 34 balas a la selección de básquet

Algunos lo creyeron muerto, pero un amigo al mando de un helicóptero militar lo rescató. Rohi Ben Tolila casi es asesinado hace 15 años en Jenin por un soldado que lo confundió con un terrorista. La parte inferior de su cuerpo quedó paralizada y sufrió una fuerte depresión al despertar en el hospital.
Sin embargo, encaró una dura batalla que tuvo un final feliz: Rohi Ben Tulila formó una familia con cuatro hijos, juega al básquet en silla de ruedas para la selección israelí y recientemente publicó un libro en el que cuenta su historia de superación. El evento que le cambió la vida ocurrió hace 15 años en Jenin, Cisjordania, dos semanas antes de cumplir 23 años y en un operativo de la unidad Maglan.
El objetivo era detener a un terrorista, pero un soldado de otra unidad lo confundió con el enemigo y le disparó 34 veces desde una distancia aproximada de 5 metros. Por algún milagroso motivo solamente lo impactó una bala, aunque fue suficiente para que la parte inferior de su cuerpo quedara paralizada.
«Fui parte de la generación de combatientes de la Segunda Intifada y era consciente de que una operación se sabe cómo comienza pero no cómo termina, pero aún así nadie está preparado para esto», le contó Rohi a Ynet en una entrevista en la que cuenta detalles sobre su flamante libro: «Desde el corazón: la batalla posterior a la batalla».

Rohi Ben Tolila

Rohi Ben Tolila fue combatiente de la unidad Maglan
(Ynet)
Durante una semana el joven luchó por su vida mientras su familia se preparaba para la peor noticia. Pero sobrevivió y al abrir sus ojos se enfrentó a profundas contradicciones: «Para todos mis seres queridos fue un motivo de felicidad, pero cuando me di cuenta que no sentía la mitad de mi cuerpo fue el momento más triste de mi vida», contó. La rehabilitación, que él describe como «la batalla posterior a la batalla», empezó con combates pequeños: «Mi primer objetivo fue aprender a rodar solo en la cama del hospital para no depender de que nadie tuviera que dormir a mi lado, ese tipo de peleas son las que se afrontan en una realidad de ese tipo», reflexiona.
MAIA LO VOLVIÓ A ELEGIR Y LA VIDA SIGUIÓ
«Ser la novia de un soldado herido es complejo. Me eligió cuando era un oficial de una unidad de elite, en la cima de mi estado físico, y mientras arriesgaba mi vida por algo importante. Pero de repente todo eso desaparece: no ayudo a nadie y solo molesto a los demás», recuerda sobre lo que sintió respecto de su pareja Maia.
La primera vez que estuvieron solos en una habitación Rohi le planteó con firmeza: «Te amo, y es precisamente por eso que te pido que continúes tu vida de la manera que siempre soñaste». Pero Maia le respondió que ella no se rendía y se quedó. «Y si ella no se iba a rendir, ¿quién soy yo para rendirme conmigo mismo?», afirmó. Un año después se casaron y hoy tienen cuatro hijos.

Rohi Ben Tolila

Rohi representando a Israel con el número 14 estampado en su camiseta
(Ynet)
En ese proceso, su recuperación trascendió al ámbito familiar: desde hace 13 años Rohi es jugador de la selección israelí de básquet en silla de ruedas y el mes pasado representó al país por sexta vez en el Campeonato de Europa. Además, fundó al equipo de ese deporte en Beit HaLojem, el centro deportivo para excombatientes discapacitados de las FDI.
«Durante los seis meses que estuve encerrado en rehabilitación estuve muy triste, pero cuando entré a una cancha de básquet por primera vez observé personas felices, eso me empoderó mucho», analiza Rohi. «Somos un equipo de luchadores, no en el ejército pero sí en la vida», completó.
Fuente: Ynet

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here