Niza perdió a más de la mitad de los judíos

0
238
Niza, que en el pasado solía ser una ciudad donde reinaba el comercio y la tolerancia, fue hasta hace 15 años la cuarta comunidad judía más grande de Francia. Pero la influencia del antisemitismo, del terrorismo, de los problemas económicos y la asimilación, borraron a buena parte de la comunidad judía, que en el pasado contaba con 20.000 miembros.
Una investigación realizada el año pasado el Gran Rabinato francés, reveló que la comunidad judía en la ciudad se redujo a aproximadamente 3.000 personas, una reducción similar a la ocurrida después de la Segunda Guerra Mundial.
La situación de la comunidad judía de Francia ha cambiado en los últimos años debido a los problemas relacionados con la seguridad y la economía del país. Pero estos inconvenientes afectan principalmente a los judíos de Niza.
“Niza es una ciudad pequeña con una comunidad judía pequeña. Por lo tanto, el hecho de que mucha gente se haya ido a vivir a Israel, la cambia”, afirma Yaakov Freitani, un estudiante de 29 años. Su hermana ya partió hacia Israel, donde reside actualmente, y sus padres planean hacerlo pronto. “¿Acaso hay futuro para mi comunidad? No lo sé”, manifesta Yaakov. Y añade: “Pienso que es un problema que afecta a todos los judíos de Francia, pero se siente más en una comunidad pequeña como la nuestra”.

Los judíos abandonan Niza

Los judíos abandonan Niza
(Ynet)
Algunos miembros de la comunidad judía de Niza señalan que el atentado realizado en 2016 marcó un punto de inflexión para la colectividad. En aquella oportunidad, un terrorista musulmán asesinó a 86 personas e hirió a cientos en el paseo marítimo de la ciudad, durante las celebraciones del Día de la Bastilla. Si bien el ataque no estaba específicamente dirigido contra los judíos, “atemorizó a la colectividad como nunca antes”, expresa Simon Dremon, director de el Gran Rabinato en Niza.
El rabino Yosef Itzjak Pinson, un enviado de la organización jasídica Jabad Lubavitch, cree que en Niza viven unos diez mil judíos (una reducción del 50% en 15 años), pero también piensa que el atentado llevó a que mucha gente abandonara la ciudad. Según el rabino, aún hay un puñado de restaurantes kosher y 15 sinagogas, pero a la mayoría les resulta difícil reunir diez personas para el minián.
Zahri Frankel (30), oriundo de Niza y que reside en Israel desde el año 2009, señala que los judíos empezaron a abandonar la ciudad incluso antes del atentado terrorista. Según él, el motivo fue el aumento de las agresiones antisemitas durante la Segunda Intifada (levantamiento palestino) en Israel.
El número de judíos franceses que emigraron a Israel aumentó especialmente después de 2013, cuando el odio a los judíos comenzó a sentirse a diario. «Nos comenzaron a acosar en las calles”, cuenta Frankel. Y agrega. “Me amenazaban también en la escuela pública a la que asistía».
La situación económica en Niza agrava la situación. El índice de desocupación es el tercero más alto en Francia, y muchos de los judíos que residen allí atraviesan dificultades económicas como nunca antes. Alrededor de 120 judíos reciben asistencia financiera de la comunidad, según datos del Gran Rabinato. “Aquí no hay verdaderas oportunidades de hacer una carrera”, afirma Freitani.
Fuente: Ynet

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here